Reportaje gastronómico: Taberna Gaztelupe

Hace poco nos hemos adentrado en uno de los rincones con más calor y olor a la buena cocina tradicional y hogareña del norte, pero cuidando también las exigencias modernas y vanguardistas de cocina con unas presentaciones asombrosas.

La calidad de los ingredientes y su materia prima, la atención cuidadosa, cariñosa y respetuosa al cliente y un local acogedor y acorde a la cocina que ofrecen son las claves para el éxito de la Taberna Gaztelupe, que lleva años y años triunfando en Madrid y seguro que lo seguirá haciendo de la mano de sus fieles clientes y todos los nuevos que se unirán.

Conocida por su tradicional cocina vasca junto a otras interesantes propuestas en una combinación triunfadora que no se estanca y sigue evolucionando sin olvidar los platos que les han llevado a ser un referente durante más de veinte años, y ahora Luis Martin, chef ejecutivo, y su jefe de cocina Martín Recio, siguen al pie del cañón para ofrecer lo mejor en su carta y también en sus menús degustación.

Nuestra visita comenzó por un plato muy sorprendente y ya llamativo con solo su presentación: tartar de aguacate y cangrejo con vinagreta de centollo. La suavidad del aguacate casa muy bien con el fuerte sabor de la vinagreta y también otro toque que lo hace aún mejor son las huevas que lleva en su parte superior. Un plato muy refrescante pero recomendado para cualquier estación del año, ya que es el mejor impulso para seguir adelante con el resto.

Seguimos con uno de mis platos favoritos de la noche que no os puedo dejar de recomendar: alcachofas en tempura con miel y salsa de soja. Puedes degustarlas con o sin la soja, de una forma tomándolas de una forma suave y muy agradable o bien dándoles un toque intenso con la soja que os hará querer acabar con ellas en un instante.

A continuación pudimos tomar una de las especialidades de la casa y no es un título ganado por azar: chipirones encebollados. Indescriptiblemente deliciosos, volarán de tu plato sin haberte dado cuenta. Y es que algo tiene el agua cuando la bendicen…

No quisimos apartarnos del lado del pescado, por lo que probamos la merluza de Gaztelupe con un original puré y volvimos a quedarnos más que satisfechos por su suavidad, su frescura y su presentación. Si ya era difícil mejorar el plato anterior, lo hicieron una y otra vez.

Para ir terminando, probamos el otro pilar del restaurante: el solomillo. Tierno y sabroso como se esperaba, se podía deshacer en tu boca sin que te dieses cuenta, del estilo a un estofado y también con una presentación a la altura de sus anteriores compañeros. Destacamos también la forma de sus deliciosas patatas fritas que pudimos ver en varias de sus propuestas.

Terminamos a lo grande con una tarta de queso en texturas, típica de la taberna y con una presentación absorbente y una textura y un sabor suaves como la seda y muy, muy fresco.

Lo acompañamos por un café con leche con una teja.

Como podéis ver, cocina de calidad y a la altura de la noche o la celebración más especial. No lo dejéis escapar en vuestra visita a Madrid.

Esther Soledad Esteban Castillo, Madrid

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s