Verdad y Posverdad en el Hotel Wellington

El Hotel Wellington siempre trata de proponer interesantes conversaciones y debates sobre temas de actualidad y que preocupan a la población, en este caso en el regreso de un nuevo coloquio de la Fundación Wellington se pensó en tratar un nuevo tema que ahora está muy de actualidad: la Verdad y la Posverdad.

En las calles, en todas las artes audiovisuales, en los medios de comunicación… podemos encontrar en nuestro día a día numerosos ejemplos donde se intentan pasar mentiras en nombre de la verdad, algunas con mayor importancia y alcance que otras.

En esta ocasión contaron en el coloquio con el ex ministro y presidente de honor del Foro Sociedad Civil, Ignacio Camuñas, también con el periodista Luis Herrero y con Narciso Michavila, presidente de GAD3. El acto fue moderado por Doña Cristina Moratiel, presidente de la Fundación Wellington.

Las nuevas tecnologías fue uno de los focos centrales de la noche, donde recalcaron que además de ofrecernos la posibilidad de debatir y de acceder a todo tipo de información, también nos pueden propagar de una forma inmediata la mentira y no darnos ni cuenta de ello.

La clave de todo es disfrazar bien la mentira y darle apariencia de verdad y cuanto mejor sea esa tapadera, más efectividad tendrá. Aunque no mintamos del todo, ocultar una parte de los hechos ya supone una desinformación, usando la exageración y la manipulación para hacer ese hecho algo superior.

Este hecho aunque ahora sea más popular, lleva ocurriendo desde siempre y casi todos los conflictos de cualquier tipo vienen de alguien que busca intencionadamente un enfrentamiento. Para tocar bien adentro del receptor, se recurre a las emociones y al corazón, mediante grupos de influencia generalmente.

Las redes sociales son un arma muy poderosa y a raíz de ellas va creciendo la mentira cuál bola de nieve. Se puede comparar como decía Camuñas al trampantojo, una ilusión y una trampa muy cuidada con la que engañar a una persona y hacerla ver algo que no es o que no existe. Ahora los jóvenes y el uso de las redes sociales van que poco a poco se vayan homogeneizando los grupos sociales y también la opinión pública.

No queda más que estar atentos a todo indicio de mentira y analizarlo detalladamente, puesto que al final las mentiras acaban viendo la luz y todo termina siendo descubierto.

Esther Soledad Esteban Castillo, Madrid

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s