Reportaje gastronómico en El Secreto de Velázquez

EL SECRETO DE VELÁZQUEZ


Hace poco os hablamos de nuestra gran experiencia gastronómica en el restaurante La Clave, y hoy os traemos una nueva entrega de nuestra visita a su rincón secreto estrella conocido como El Secreto de Velázquez, un lugar donde lo gourmet y un ambiente espléndido se esconden en su sótano para reinventar la coctelería de moda unida a la mejor cocina para volver a convencer al público que aún dudase de que tienen uno de los mejores rincones de la capital.


El barrio Salamanca sin duda es uno de los referentes cuando los madrileños buscan donde pasar una excelente velada debido a su variedad de lugares para elegir busques lo que busques, así que nuevamente os damos más claves para que este sea vuestro nueva estrella.


En El Secreto de Velázquez tenéis múltiples platos para elegir, pero las estrellas de la casa son las ostras, el caviar y el champagne Taittinger, el cuál ocupa y lidera uno de los dos salones. Las ostras son francesas y Spéciales Fines de Claire Nº2 de Live Fish y tenemos el Caviar Per Sé con una variedad siberiana Baerii, procedente del esturión siberiano del lago Baikal. El Taittinger Brut posee un 40% de Chardonnay, el porcentaje más alto de vinos espumosos para hacer un cóctel explosivo con sus burbujas y el caviar y sus esferas.


Para hacer más asequibles estos productos Premium, ofrecen por 99 euros una botella de tres cuartos de Taittinger Brut Réserve junto a seis ostras y veinte gramos de caviar, ofreciendo también el champagne Nocturne por 110 euros y el Prestige Rose por 129 euros.

Junto a los íntimos y seductores salones, El Secreto esconde una barra de coctelería con unas lámparas de alambre que hacen juego con su techo de corrientes azul cielo y donde nos ofrecen cincuenta referencias con 23 ginegras Premium, pero os recomendamos que os dejéis llevar por alguna de sus recomendaciones y degustéis algún cóctel hecho para vosotros especialmente, pero si no es el caso y preferís ir a lo clásico, también tendréis las propuestas de toda la vida para no defraudaros.



En nuestra aventura gastronómica nos aventuramos con las ostras para comenzar, servidas con un hielo picado de manera muy fina y con limón, frescas y jugosas invitaban a ser devoradas. Totalmente imperdibles, y por supuesto acompañadas por Taittinger Brut.
Seguimos con unas alcachofas con virutas de jamón ibérico y sal gorda que tenían un punto sabroso que se hacían agua en la boca y decoradas como rosas que fueron otra propuesta absolutamente deliciosa.


Acto después pasamos a unos huevos rotos con trufa y patatas que simplemente eran indescriptibles, reinventando lo clásico dándole un toque inolvidable.


Terminamos con un cazón en adobo delicioso que enamoraba a primera vista y le otorgó a la cena el toque caliente y consistente que remató una cena espectacular.


Finalmente, no pudimos terminar sin ponerle un toque dulce con una tarta de queso casera que no defraudó respecto al resto de la cena y dejó el listón bien alto. Como acompañante, le pusimos un Cosmopolitan y un Mojito que pusieron la guinda a una visita que no tardaremos en repetir.


Esther Soledad Esteban Castillo, Madrid

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s