Reportaje gastronómico en A Cañada Delic Experience

Hoy venimos a hablaros de A Cañada Delic Experience, un lugar gourmet en pleno Embajadores que nos trae la mejor cocina del norte directa al Madrid más castizo, cocinada con gusto, unos ingredientes inmejorables y una atención cordial y calurosa que te hace sentirte como en casa.

Se trata de un local que nos recuerda a los más clásicos de Madrid y que incorpora tanto cocina clásica casera de toda la vida junto a innovaciones que también hay que tener en cuenta y que os van a sorprender. No solamente realizan curiosas innovaciones gastronómicas, sino que también tienen muy buenas propuestas y ofertas para atraer a todo tipo de público a que degusten sus propuestas o bien algunas estrellas de la casa como la barra libre de Cachopos de todo tipo, contando con la mayor carta de cachopos de Madrid.


En nuestra visita nos aventuramos por los clásicos del norte con los que siempre se acierta. Comenzamos con una ensalada mixta, calamares en su tinta con arroz blanco y unas patatas con queso de cabrales a la sidra.


La ensalada sin duda es un gran acompañante que os recomendamos para complementar vuestra cena, ya que está sabrosa y con unos ingredientes que no defraudan como en otros sitios donde seguro que os habrá pasado que solo encontráis lechuga y más lechuga, pero aquí el bonito ya le da todo el encanto junto a los diferentes tipos de lechuga, maiz, tomate…

Después los calamares tampoco dejaron nada que desear y estuvieron deliciosos y a la altura de las expectativas, mientras que las patatas sin duda fueron la estrella de la noche, su salsa de cabrales y de sidra es difícil de encontrar en ningún otro lugar y te harán querer devorar todo el plato hasta no dejar nada.


Seguimos con la estrella del restaurante y de la noche: la barra libre de Cachopos. La carta consta de quince especialidades pero nosotras solo probamos siete de ellas, a cada cuál mejor haciendo casi imposible escoger solamente uno. Si os vais a atrever a degustar la barra libre, intentad venir con hambre y con fuerza para poder probarlos y disfrutarlos como merecen, pues es una pena no poder probar la gran parte de ellos ya que todos tienen mucho que ofrecer. Toda la cena la acompañamos con una sidra deliciosa llamada Menéndez.


Los cachopos que probamos fueron el Clásico con ternera asturiana, jamón serrano y queso de Vidiago que fue uno de los grandes triunfadores de la noche con un sabor ligero y delicioso gracias al toque del queso mezclado con el jamón.

Seguimos con El Ligerito, compuesto por ternera asturiana, jamón serrano, queso de Vidiago y verduritas braseadas, y con El Montañés, que tenía ternera asturiana, cecina, queso de rulo de cabra y cebolla caramelizada.
A nuestro parecer, si os gusta el clásico el ligerito es aún mejor con el toque de las verduras, pero el montañés sin duda se lleva el premio de la noche. El cambio del jamón por la cecina más el queso de rulo de cabra y el acompañamiento de la cebolla hacen la mejor combinación posible y el mejor paso a seguir después de probar el queso de Vidiago.

Cachopomania-945x486.jpg
Acto seguido pasamos al cachopo El Señorito con ternera asturiana, foie de pato y cebolla caramelizada, un toque totalmente distinto a los que habíamos probado anteriormente y que resulta un cambio para el paladar estupendo. Seguimos con Del Caserío, con ternera asturiana, setas del bosque, boletus edulis, queso de Vidiago, bacon braseado y piquillos de Lodosa, esta es una de las combinaciones también más recomendables si os gustan las setas, pues la mezcla que tiene va a hacer que quieras repetir y repetir.

Los últimos en la lista fueron el Sidrero con ternera asturiana, chorizo de Tineo a la sidra y queso de Vidiago y el Sin Queso, con ternera asturiana, revuelto de champiñones y setas, jamón y dátiles. El Sidrero con el chorizo y el queso es una bomba para el paladar que no podéis dejar pasar y luego el Sin Queso también debéis tenerlo en cuenta para variar entre todos los tipos que ya incluyen queso, ya que estos ingredientes os van a encantar tanto que no lo vais a echar de menos para nada.


Para terminar, finalizamos la degustación con un arroz con leche casero en su punto perfecto que fue la guinda soñada a un festín de cachopos que sin duda volveremos a repetir y que os recomendamos indudablemente. Ya sabéis, si buscáis algo especial para daros una alegría o bien una celebración, no lo dejéis pasar.

Esther Soledad Esteban Castillo, Madrid

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s