Entrevista a Marta y Micó

ENTREVISTA A MARTA Y MICÓ

MARTA Y MICò COLOR

La música es el sueño de la pasión humana y genera versos en todas las

lenguas del mundo. Y los mejores versos han sido creados al amparo

del ritmo y de la música. MEMORIA DEL AIRE (Picap, 2017) es un disco

de Canción y autor que va desgranando, con diferentes matices, estilos y

géneros, las letras y las músicas de José María Micó (Premio Hiperión

de Poesía, Premio Generación del 27 y Premio Nacional de Traducción

en España e Italia). En él hay blues (Las bocas de Ronsardo y Pájaro en

mano), baladas (Memoria del aire, Estás, Dulce), valses (Mi alegre Valentina),

tango (Amargo y Brindis) y otros aires y ritmos. La producción artística

del disco la firman Carles Campi Campon y Sebastián Merlin. Y la

canción Pájaro en mano cuenta con la colaboración especial de Joaquín

Sabina.

ENTREVISTA

1_¿Cómo fue el nacimiento de esta “Memoria del aire”?

MARTA:

La poesía de José María Micó se había ido fraguando en su mente y en el papel, pero en verdad llevaba en su interior ritmo y musicalidad, como si estuviera a la espera de encontrar sus melodías. De modo que cuando fuimos pensando en la posibilidad de que su poesía se convirtiera también en canción, nos sorprendió la facilidad con la que los versos se acomodaban a diferentes melodías.

2_¿Fue compleja la elección de los temas y los estilos que integran el disco?

MICÓ:

Los temas fueron apareciendo poco a poco; algunos en solitario y otros los fui componiendo a la vez. Y cada texto fue precisando un género musical diferente, según el tema del poema y sus elementos métricos. Y también tuve que adaptar algunos textos para convertirlos en canciones. Por ejemplo, el disco tiene varios sonetos y a cada uno le he dado un tratamiento distinto: he buscado el modo de que tuvieran estribillo (o algo parecido a un estribillo), aunque con alguna mínima variación en la repetición de los versos, tanto en el texto como en la melodía. Y al final, el disco es una confluencia de géneros musicales entre los que encontramos blues (Las bocas de Ronsardo y Pájaro en mano), baladas (Memoria del aire, Estás, Dulce), valses (Mi alegre Valentina), tango (Amargo y Brindis) y otros aires y ritmos.

3_¿Con qué canción de este trabajo empezarías un día que ha comenzado torcido y cuál sería la ideal para arrancar un concierto o llevarlo a su punto más alto?

MARTA:

El día que ha comenzado torcido habría que empezarlo por Pájaro en mano, un blues con mucho ritmo, que empieza hablando de esas mañanas en las que “el tiempo nos da los malos días”, pero luego se sugiere el antídoto, el remedio: escuchar música, y en especial, la de Joaquín Sabina. Y además, puede ayudar a animarse el hecho de que Sabina haya escrito un fragmento para nuestra canción y lo haya interpretado con nosotros.

Nuestros conciertos suelen empezar con Amargo, una canción que ya da a entender, desde el primer momento, que nosotros cantamos poesía, que los textos son importantes, y que la música establece un diálogo con ellos.

No sé si sería el punto más alto de uno de nuestros conciertos, pero nos gusta terminar con la Milonga del juglar, una canción muy rítmica en la que se mezclan asuntos serios con otros algo más ligeros. Es una autobiografía literaria llena de guiños a los amigos, a la literatura, a la vida en general. Y el público suele acompañarnos con las palmas al finalizarla (algún día, hasta la han bailado).

4_¿Cuál ha sido el mayor aporte personal y musical que te llevas de este trabajo?

MICÓ:

La grabación del disco supuso un proceso de aprendizaje maravilloso: Carles Campi y Sebastián Merlin fueron sugiriendo matices durante la producción, y trabajar con ellos fue un placer, como también lo fue conocer y grabar con todos los músicos que han participado en nuestro proyecto. Y durante los conciertos de presentación, ha sido muy agradable ver la recepción del público en las diferentes ciudades donde hemos actuado, aunque si tuviéramos que recordar una, esa sería nuestra presentación en el Festival Barnasants de canción de autor, no solo porque fue la primera en este festival, sino porque el guitarrista Mario Mas fue nuestro músico invitado en una parte del concierto.

5_¿Cómo habéis ido avanzando como dúo y como ha ido evolucionando vuestra relación?

MARTA:

Somos un dúo de Canción y autor, como nos gusta llamarnos, y con una guitarra y una voz llevamos nuestras canciones a los escenarios de una forma esencial, desnuda, íntima. Detrás de cada canción, de cada concierto, hay muchas horas de diálogo, de interpretación de los textos, de valorar posibilidades. Los dos miembros del grupo estamos avanzando a la par, del mismo modo que los temas nuevos vamos preparándolos entre los dos. Creemos que cada vez hay mayor complicidad y unión entre nosotros, porque ya tenemos un camino trazado y sabemos hacia dónde queremos ir.

6_¿Cuáles son las influencias más dispares que podemos encontrar en este trabajo?

MICÓ:

Yo siempre he vivido inmerso en la música. Desde muy joven he escuchado todo tipo de música: pop, jazz, blues, clásica, canción melódica, folklore… Y por supuesto los cantautores en lenguas castellana, catalana e italiana, que son en cierta medida los maestros, y en especial aquellos que han dedicado un gran esfuerzo creativo a la palabra poética, propia o ajena: Serrat, Sabina, Raimon, Paco Ibáñez. Sus obras son de tal intensidad, calidad e influencia histórica, que nos parece difícil que puedan tener sucesores. Nuestra propuesta intenta preservar y honrar su ejemplo, con el añadido de una mujer que canta y potencia los textos con expresividad, y con una apuesta musical radicalmente acústica que bebe del jazz, del tango, de los ritmos latinoamericanos y de una tradición guitarrística que puede parecer un poco pintoresca o extravagante en estos tiempos porque acompaña al texto de la manera más esencial, sin bases pre-grabadas ni efectos electrónicos.

7_¿Una actuación que hayáis vivido y no podáis olvidar?

MARTA:

Hace poco más de tres años, en uno de nuestros primeros conciertos, ocurrió algo que muy pocos esperaban. Estábamos en la sala Fizz de Barcelona a punto de comenzar y entró por la puerta Joan Manuel Serrat. Él nos había comentado que tenía interés en conocer nuestras canciones, pero no imaginábamos que se presentara en el concierto. José María y él se conocían desde hacía algún tiempo, antes de que nosotros hubiéramos empezado nuestra vida musical. En la Universidad Pompeu Fabra, en la que José María es catedrático de literatura, le concedieron a Serrat el Doctorado honoris causa en 2011, y para la ocasión, el rector le encargó a José María Micó la Laudatio (podéis leerla en nuestra web: www.martaymico.com). Además, hace unos meses, cuando en una librería de Barcelona se presentó un libro sobre el disco Mediterráneo de Serrat, fuimos invitados a interpretar una de sus canciones, Vagabundear. Y en aquella ocasión, también Joan Manuel Serrat apareció, sin previo aviso, y se sentó entre el público. ¡Menuda responsabilidad!

También hubo otra actuación muy especial, esta vez más íntima. Y fue en casa de Joaquín Sabina. Ellos dos ya se conocían porque cuando Sabina publicó su libro de sonetos Ciento volando de catorce, José María Micó lo presentó en Barcelona con un soneto que le escribió para la ocasión, al que tituló Pájaro en mano, jugando con el título de Sabina. Años después José María lo convirtió en blues, y le dijo que si a él le parecía bien, iríamos por ahí cantándolo en público. A Sabina le gustó la idea pero nos pidió que primero se lo cantáramos en su casa. Y allá nos fuimos, reconozco que yo, con cierto temblor de piernas. Pero cuando llegó el momento, me puse de pie, lo miré a la cara y le canté el blues. Fue increíble. Nos dijo que lo habíamos emocionado y que quería participar en nuestro disco: escribió medio soneto más y lo cantó. Es uno de los regalos más bonitos que nos han hecho.

8_¿Vuestros futuros retos y proyectos?

MICÓ:

Actuar ante quien todavía no nos conoce y seguir intentando dignificar la poesía con la música y la música con la poesía. Ya estamos preparando temas nuevos, algunos con texto mío, otros con letra de Marta, otros son traducciones que yo mismo he hecho de canciones escritas en otras lenguas, como la italiana; en algunas canciones la música será mía, pero en otras contaremos con la colaboración de diferentes músicos, de modo que el nuevo proyecto será más caleidoscópico que Memoria del aire.

9_¿Algo más por aportar o añadir a la entrevista?

MARTA:

Nosotros venimos del mundo de la literatura (los dos somos filólogos) y hace relativamente poco tiempo hemos llegado al mundo de la música para quedarnos en él. Creo que si algo nos define es la devoción y el respeto absoluto por los textos, y no solo a la hora de escogerlos para convertirlos en canciones sino a la hora de interpretarlos. Necesitamos que la música, que en el escenario es la guitarra de José María, y la poesía, que en el escenario es mi voz, establezcan un continuo diálogo íntimo y esencial que arrastre al público hacia una emoción compartida, y así se cierre este magnífico acto comunicativo que es cantar.

Esther Soledad Esteban Castillo, Madrid

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s