Comienzan los coloquios taurinos en el Hotel Wellington

El hotel Wellington se caracteriza por tener siempre en sus salones unos interesantes coloquios donde se tratan varios temas candentes en el panorama social tanto de nuestro país como de fuera de nuestras fronteras.

En esta ocasión el coloquio se titulaba “La Fiesta de la Encrucijada” con la participación de Luis Francisco Esplá, Albert Boadella, Ana Samboal y Miguel Ángel Moncholi.

La tauromaquia es un tema conflictivo que despierta multitud de opiniones y desde aquí situándonos como anti-taurinas, no viene mal poder escuchar todo tipo de opiniones argumentadas con fundamento y con las que poder debatir dentro de un orden.

Albert Boadella fundamentó sus creencias y opiniones en que cada día la sociedad es más anti-taurina y se va alejando cada vez más de la tauromaquia, mientras que esta disciplina no ha cambiado casi nada a lo largo de los siglos en su conservación, comparando también lo que sucede en la plaza a lo que sucede en la vida metafóricamente, pero con un acto literal en el que hay vidas en juegos.

Boadella quiso también aportar valor al reflejo de la tauromaquia en la ecología, la economía y la libertad, a lo que Moncholi también insistió en que aporta unos ingresos considerables al IVA.

Luis Francisco Esplá quiso fundamentar su intervención en que lo que le había aportado esta profesión es que vivía cada momento con mucha más intensidad que el resto del mundo, ya que no le damos la misma importancia a un hecho que hacemos en nuestra vida cotidiana a cuando lo hacemos por última vez, y él cada vez que iba a saltar al ruedo la última reunión con sus amigos o el último café eran más intensos y especiales que nunca, ya que no sabía si sobreviviría otro día más. 

Otro de los datos a resaltar fue que la tauromaquia reúne cincuenta profesiones distintas y crea dos mil puestos de trabajo, pero ahora creen que el rito se ha perdido y argumentaban que los medios de comunicación tampoco han ayudado en la difusión de noticias a los interesados o a los círculos habituales del mundo taurino. También se quiso hacer ver la forma distinta que tienen de ver la vida y este acto las personas que se han criado en el campo y dedicado a la ganadería a la gente de ciudad que ha vivido alejada.

En este eterno debate, es difícil que se pongan de acuerdo o coincidan los animalistas y anti-taurinos con los defensores de la tauromaquia, ya que aunque económicamente esta disciplina tenga un reflejo positivo, hay que recordar nuestra humanidad y pensar también en el impacto sobre el animal y sus sentimientos teniendo en cuenta el acto que se está realizando y hasta que punto eso tiene justificación… Y vosotros, ¿qué opinión tenéis?.

Esther Esteban, Madrid 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s