Entrevista a Andrew Tarbet

576_1450358468tarbet.jpg

Andrew Tarbet asistió a la Escuela Nacional de Teatro en Montreal, Québec. Su primer trabajo fuera de la escuela en 1993 fue como jefe de pista en Saltimbanco, con el Cirque du Soleil. Después de años de trabajar en la televisión y el cine en los EE. UU. y Canadá, se trasladó a Barcelona, España, en 2005. Ahora es un habitual en los escenarios de Barcelona, pero no ha dejado de trabajar de forma constante ante la cámara. Interpreta el papel de Aaron en Exodus: Dioses y reyes, de Ridley Scott, y en 2016 estrenó El mal que hacen los hombres.

Ahora triunfa con la obra teatral Los Vecinos de Arriba y con este motivo nos volvimos a reunir para tener una entrevista más en profundidad que en nuestro último y breve encuentro, aunque también interesante. Sigue leyendo si quieres descubrir todo lo que me contó:

-¿Qué fue lo que más llamó tu atención de este proyecto?

Creo que más que nada fue la gente, llevo viendo el trabajo de Cesc hace años como director de cine, también ví el estreno en Barcelona y me encantó la obra ya que llevaba 15 años en España ya, luego el tema que trata me afectó mucho y la idea de estrenar con Candela era muy seductora, la conozco casi desde el primer día que vine a España y su experiencia de conocer el teatro por primera vez ha sido muy interesante.

-Estáis como en familia entonces, algo que no es lo normal tampoco…

Es una obra que si no entras con el grupo no volará, tienes que buscar la complicidad, al ser comedia tienes que encontrar los gags y la manera de hacer reír. Creo que la obra es buenísima porque es corta, rápida, efectiva, en tiempo real y hace que ría la gente y no es fácil.

-Es casi a veces más fácil emocionarse que reír sinceramente…

Dicen que es más fácil el drama, no sé si es verdad o no, pero hace muchísimos años que no he hecho una comedia así, pura y dura. Aquí estamos para buscar la risa y defendiendo el personaje y la obra, pero el objetivo final es hacer reír. Es una droga, un placer… es la bomba hacer reír a la gente.

-La verdad que vuela en seguida, es muy divertida y ágil…

Creo que está muy bien parida, Cesc pensaba realmente en cada palabra en cada día y en donde va. Me gusta la idea de que el texto mana y es el dios de todo, tiene buen ritmo y era fácil ponerse en sus manos.

-¿Y cuánto tiempo os llevó preparar la obra antes del estreno?

Siete semanas de ensayos. Me parece muy poco pero es un lujo lo que tenemos, mi amiga de Estados Unidos ha tenido dos semanas y media y luego como diez pases… También hemos tenido un proceso de previas, normalmente suelo tener dos o tres previas. Aquí tuvimos una pre-previa en Leganés y luego una semana aquí para que la obra buscase su sitio.

-¿Y cómo has afrontado este personaje?

Es un personaje complicado al pensar que quiere y como lo va a conseguir, es difícil porque aquí no es evidente ni está dicho ni hay casi nada en relación… Crear un personaje a través de su sanidad y su felicidad, Pilar y yo hemos dicho desde el principio que hablar de sexo de esta manera tenía que ser algo muy sano y no sórdido, esto era la puerta para crear a Bryan. Era difícil porque es más sencillo si entras directamente y dices lo que quieres y estás así toda la obra, pero aquí no ha sido así, tienes que hacer un trabajo interior muy bestia, tienes que crearlo y hacerlo para ti, con unas necesidades que te llevan hasta el final. En este caso no era muy fácil y se nota que falta el público para guiarte y decirte si funciona una cosa, si es suficiente o no… pero ya luego comprendí más mi sitio en la obra.

-Luego el público imagino que ya os debió cambiar completamente…

Piensas que la réplica existe del universo y que va bien, la siguiente piensas que está fatal pero gusta… y así vas creando.

-¿Y en qué te ha cambiado personalmente esta función?

Hablo ya mejor el castellano, yo en castellano hablo como un friky y es un desastre porque siempre hablo en castellano o en inglés. Cesc cortaba y cambiaba cosas pero yo le pedí al menos una semana o diez días antes de poder cambiar cosas para hacerlo más sencillo y que fuese más fácil para mi. Hemos cambiado mucho pero luego volvimos a la original, porque ya después de un mes de prácticas podría hacerlo.

-Se te entiende muy bien la verdad…

Que va, con un acento catalán y guiri… llevo ya casi cuatro meses aquí y cada día es mejor. Ahora hablo en catalán con mis amigos y tengo un cacao de idiomas…

-¿Ha habido algún momento más complejo en la obra para vosotros?

Tienes que mantener la tensión, en general somos gente progresiva o joven entre comillas. Yo puedo hablar de todos estos temas con cualquier persona en el mundo pero tenemos que crear una realidad que no es tan fácil o totalmente normal y crear una tensión cuando decimos lo que hacemos y fue algo más complicado, pero difíciles no, hay gags y chistes. La comedia es muy complicada, un día te da besos y al otro te pega y no sabes realmente por qué. Es tan prima la línea entre hacerlo bien o fracasar que es muy curioso, me gusta mucho pero también me da mucho respeto.

-El público también es tan distinto que los días de dos funciones lo notaréis mucho.

El público es una parte muy bestia, creo que la obra está muy bien escrita y casi funciona sola, casi los chistes más fuertes funcionan por Cesc, sin menospreciar nuestro trabajo claro.

-También el tipo de público influye con su ánimo en vosotros.

A veces hace calor o el domingo por la tarde después de comer se nota mucho, pero no te puedes fiar. Siempre hacemos una pequeña reunión dos minutos antes para que la regidora pueda ver que estamos bien y preparados y mientras escuchamos al público y puedes imaginarte como puede ser.

Yo hago quince minutos de estiramientos y me siento en el escenario para dejar el día atrás porque puedes venir de cualquier forma ese día, así que intento venir y limpiarme un poco de eso y aliviar también mi cuello.

Nunca he hecho tres meses, es fenomenal pero también se hace duro, a veces noto después de seis o siete semanas que estoy hecho polvo, pero es genial porque el público sale muy contento y es un lujo que después de estar tres meses la obra siga fresca. Nadie puede decir que espera una obra y siga con la misma idea.

-Ahora a seguir explorando el personaje en la gira…

Ya tenemos una gira de setenta bolos por muchas ciudades. Es un buen momento y también el hecho de que sea la primera vez de Candela o todos los premios que ha ganado Cesc, hace que la gente tenga ganas de conocer su comedia porque su cine es un mundo a parte.

-Después de Truman la expectación es muy alta…

Sí, aunque de todas formas aunque llores tres mundos Truman era un mundo aparte y con mucha comedia también.

-¿Y tienes algún momento favorito?

No, me gusta mucho la entrada de mi personaje y su pareja, habla mucho de como me va a aceptar el público las primeras réplicas y es excitante, sabes que es la jugada del día. El resto va tan rápida, hay cosas que me ponen nervioso y réplicas que me cuestan decir porque tienen que salir rítmicamente de una forma concreta.

Es una avalancha, entras y es un no parar, pienso en trozos de la obra, como cuando van a saco hasta abajo.

-Además es complicado porque el diálogo no te deja pausa.

Esto pasa mucho en la comedia, no quiero decirlo y que suene como que estoy juzgando la obra, pero a veces la comedia puede ser un poco más prima y cada pausa cambia mucho el ritmo y el siguiente chiste no sale. Yo sabía que todos teníamos un reto muy grande desde el principio y yo tengo también el reto del idioma añadido, yo necesito porque a veces cuando trabajas a gusto y todo igual no llegas a sitios que no esperabas llegar. Es muy excitante trabajar en otra lengua y ahora es mi tercer idioma, es muy difícil pero te da un plus.

Todos tenemos retos, lo mio es más evidente pero todos tenemos algo que nos da miedo.

-¿Y qué te parece el Teatro de La Latina?

Es fantástico, cada tela y cada centrímetro tiene tanta historia… me encanta la gente y hay una profesionalidad muy relajada y familiar que le da un extra, es algo gigantesco y además con su tamaño este teatro lleno impresiona mucho. Creo que es una buena obra para este teatro, es un teatro popular y esta es una comedia comercial pero sin serlo, con este final y este punto de vista de como es compartir la vida con alguien y sobre la convivencia, que ya sabemos que no es fácil. Puede ser diferente y con ese punto de drama y al público le gusta mucho.

-Es que es divertida pero a la vez es la realidad pura y dura…

Cuando estaba en Barcelona mi mejor amigo estaba haciendo este personaje y no conocía a Cesc aún, esa noche le conocí y le dije que me encantaba porque tener relaciones sexuales o no tenerlas es todo para seguir bien la relación, el sexo y la confianza lo son todos y la verdad que me afectó mucho, es otro toque que le ha dado Cesc que te deja pensando en tu vida y analizando como vives.

Yo me siento el hombre más afortunado del universo, de estar aquí en Madrid con esta obra, en este teatro a este nivel… es brutal.

-La verdad que no se puede pedir más..

Es complicado el tema de la lingüística y para mi también es una imposibilidad pensar que me van a dar trabajo aquí en España, así que afortunado es poco decir. Es maravilloso.

-Si en unos años retomaseis la obra, ¿qué otro personaje elegirías que no fuese el tuyo?

Ana es la que expresa menos, que es más contenido en teoría… es muy interesante, los dos están muy tocados pero la manera de vivir de Julio y su ironía le hace ventilar un poco la mierda que tiene acumulada, pero la alfombra se compra paa provocar algo y para ver que tienen que hablar y cambiar, así que la tensión que lleva un personaje así puede ser muy gracioso.

-Ya te hace pensar en los tipos de vecinos que te pueden tocar (risas)…

La verdad que sí, pero yo afortunadamente no tengo vecinos de arriba que puedan molestarme, solo he tenido una mujer como vecina en la casa de al lado que subía con tacones a las 5 de la mañana y era insoportable, pero quien sabe…

-Sería genial también poder verla en película algún día…

Quizás si se hiciese sería la versión original, pero quien sabe, Cesc siempre tiene muchos proyectos y cosas especiales y excitantes, ojalá hubiese tiempo alguna vez y se pudiese hacer. Sería una película fantástica y contenida también, ahora que hay que hacer todas las películas en una habitación.

-¿Cómo sería para ti ver esta obra algún día sin actuar tú en ella?

A veces veo comedias clásicas y contemporáneas que me parecen divertida y ya está, pero aquí hay un punto de verdad y honestidad increíble, se ve mucho a Cesc y sus preocupaciones y su amor de no perder la vida amorosa y lo fácil que es, le hace muy especial y cariñoso, es una comedia muy grande. Yo he reído mucho y no es nada fácil… Es fácil verte en casi todos los personajes.

-¿Has visto alguna obra de teatro en este tiempo que llevas por aquí?

He tenido muy pocas oportunidades, me he quedado con ganas de ver Cabaret porque mi mujer ha trabajado con Edu Soto y yo soy muy fan de él, o también Tierra de Fuego me interesaba por ver a Tristán y lo bien que han hablado de ella, también pude verle dirigido por Mario Gas en Invernadero y estaba espléndido, todos lo estaban pero a él es que le conozco a raíz de Laia. Estamos en la capital de España y tenemos una oferta brutal, y para mi es un honor formar parte de ello. Hay revistas de teatro que son tomos con muchas páginas de teatro, es como Nueva York, París…

También los museos, la Tabacalera de Embajadores, el teatro Price -porque yo estuve en el Cirque du Soleil que es la meca del circo y fuera de Montreal no había visto algo así- y entre visitas de mi padre, de mi madre y ahora mis amigas ya no paro de visitar cosas…

-¿Y hay algún sitio especial de Madrid para ti?

El restaurante La Sala de Despiece o bien el Retiro que es precioso. Con mi madre estuve viendo La Ermita de San Antonio de la Florida con frescos de Goya en una ermita muy pequeña y detrás hay un rosal precioso que es impresionante.

-Imagino que echarás de menos tu tierra también…

Echo de menos el espacio, estar solo más de dos segundos, respirar un poco más hondo… y por eso voy a coger una canoa y a irme por en medio de la nada con la tienda de ropa, la comida y la canoa. Llevo toda la vida haciéndolo y me va a limpiar el alma. Tengo ya dos paises, Canadá que ahora va muy bien y se está volviendo a ser abierto, interesado y generoso con todo, y también Estados Unidos, pero de momento me quedo en España.

-¿Y cuáles han sido las películas que más te han influido como persona y actor?

La que vuela siempre en mi es La Leyenda del Indomable de Paul Newman sobre un hombre inocente en la cárcel que me enseñó a ser un hombre, pero son muchísimas y es casi imposible hablar de favoritos. After Life de Hirokazu Koreeda o Nuestra hermana pequeña que es imprescindible y hay que verla, es una joya impresionante, vale la pena.

-¿Y qué canciones han puesto banda sonora a tu vida?

Ahora mismo Friends de arriba a abajo y el primer disco que compré fue Nineteen ninety nine, The Allman Brothers, Like a Rolling Stone…

-¿Cómo sería para ti ese día perfecto?

Mar, pescado, lluvia, cine, copa, baile y dormir… creo que se ha dado dos veces en mi vida.

-¿Con qué momento de este año te quedarías y cuál te gustaría volver a repetir?

Es un poco cutre pero por sembrarlo a lo de la obra, a mi me gusta mucho trabajar fuera de casa y uno de los lujos de mi oficio es que puedo cambiar mi entorno, mi familia profesional y mi profesión nos mantiene jóvenes con este cambio constante.

Me encanta estar en Madrid porque ves todo diferente y aunque solo está a dos horas de mi casa, ya no es tu rutina y tus ritmos habituales, para que vuelva a suceder quiero seguir viajando con mi profesión y mi trabajo.

Esther Esteban, Madrid

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s