Reportaje La Posada del León de Oro

2016-03-04_19.31.35.jpg

Entrar en La Posada del León de Oro es entrar en un pedacito eterno de Madrid y de su historia, un lugar que ha permanecido a lo largo del tiempo viendo sus historias, conociendo a sus ciudadanos y a todos los visitantes que han ido pasando por Madrid, y años después todo sigue conservando su ambiente acogedor y todo gira en una parte muy importante del mundo y por supuesto de Madrid: la gastronomía. Aquí tenemos varios 2016-03-04_19.35.46.jpgmanjares para pedir en su carta, pero sus especialidades son el cocido madrileño y el cochinillo, junto a sus más de trescientos tipos de vino diferentes para hacer el maridaje perfecto para cada ocasión. También mencionar que al lado de esta posada, tenemos la Posada del Dragón, con una buena historia a sus espaldas también.

De nuevo este establecimiento ha vuelto a abrirse, conservando el encanto del castizo Madrid de las Cavas. En sus suelos aún se pueden apreciar resquicios de la vetusta muralla medieval y si usamos la imaginación, podríamos vernos envueltos en sus tiempos memorables escuchando a sus carruajes pasar, o bien soñar con todas estas aventuras que vivirían en una de sus habitaciones.

En esta ocasión pudimos degustar su cocido madrileño con un vino de la casa también madrileño, enmarcado también en la Ruta del Cocido. Servido también en tres vuelcos, vino precedido por un mini-aperitivo de vieira en salsa de piquillo y con los primeros sacramentos: tomate, ajo y aceite y guindillas con pepinillos y cebollitas.

2016-03-04_19.45.14.jpg

2016-03-04_19.43.00.jpg

Lo que más destacaría del cocido es su presentación, muy correcta y a la altura del sitio donde se encuentra. Primeramente empezamos con la sopa, servida en un cuenquito de barro. Muy caliente como debe de ser y sabrosa, quizás su única pega fue que tenía demasiado caldo para la cantidad de fideos que llevaba y que quizás deberían dejar la sopera encima de la mesa para los comensales que demanden una cantidad mayor y quizás sientan más “corte” o vergüenza por pedir más, eso sí, se puede repetir siempre que lo solicites.

2016-03-04_19.41.02.jpg

Después vinieron los garbanzos servidos también en otro cuenco de barro, en una cantidad justa para guardar espacio y estómago para terminar con el tercer vuelco. Los garbanzos son suaves y con un sabor muy agradable, lo único que a los que os guste la comida un poco más salada o sabrosa, quizás queráis usar uno de los sacramentos o debáis usar más sal.

2016-03-04_19.40.05.jpg

2016-03-04_19.39.08.jpg

Por último, vino el último vuelco, donde pudimos encontrar repollo, pollo, chorizo, morcilla y tocino entrevelado con jamón, destacando de todo ello la morcilla.

2016-03-04_19.38.00.jpg

Para terminar, tomamos una deliciosa torrija casera con helado de canela, y os informamos de que en esta posada hacen torrijas durante todo el año, por lo que si os gusta este manjar aquí siempre podréis degustarlas. Es difícil describirla, pero os diremos que estaba simplemente exquisita y que fue el remate perfecto junto a un también destacable café con leche (el mejor de la zona de La Latina) de esta experiencia gastronómica.

2016-03-04_19.37.00.jpg

Ya sabéis, si queréis un lugar representativo de Madrid y de calidad, esta es una gran propuesta.

image

Esther Soledad Esteban, Madrid

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s