Crítica Medea

descarga

Medea llega al teatro Español de Madrid bajo una gran expectación, un elenco muy potente, una escenografía digna de su grandiosidad y por supuesto, no defrauda, sino que eleva aún más la idea preconcebida con la que entramos al teatro.

Medea es pasión, intensidad, amor pasional, amor del que destroza y destruye por dentro y por fuera, de como vemos desde forma ajena la destrucción que arrastra todo un mundo consigo o bien como la provocamos nosotros mismos, a veces sin saberlo…

Un reflejo teatral de la historia de Medea muy bien contado por José Carlos Plaza y con una Ana Belén que arrasa el escenario con pasión, entrega y coraje en un papel nada sencillo que vuelve a situarla como una de las mejores actrices que tenemos en nuestro país, conquistando de forma unánime a todo un público entregado en el teatro que le ha visto crecer.

Ana Belén consigue que comprendamos a su Medea, nos muestra al ser humano más claro que nunca desde la fragilidad que puede mostrar para algunos temas y sin embargo luego ser implacable y cruel, como bien demuestra Medea dejándose llevar por la rabia y el odio arrasando todo cuanto tiene.

No debemos jugar con fuego y menos con hechiceras, esta es una lección que Jasón debe haberse aprendido bien después de llevarse a Medea de su hogar, recibir todas sus ayudas en sus aventuras para después destrozarla el corazón y querer casarse con otra mujer.

Ya pudieron disfrutar de esta obra en la 61 edición del Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida y ahora hasta el 10 de Enero tenemos el placer de disfrutar de esta tragedia griega en Madrid versionada por Vicente Molina Foix.

Consuelo Trujillo sin duda es otra de las revoluciones de la función, emocionando en su papel de nodriza de Medea, dejándose llevar por el huracán de su señora y por todo el mar de sentimientos regalados al espectador bajo la sombra del imponente olivo.

Adolfo Fernández es totalmente opuesto a Medea y juega con el poder que tiene Jasón sobre ella vanagloriándose continuamente y pecando de chulería, haciendo que el espectador se identifique aún más con Medea por difícil que parezca, por lo que Adolfo no defrauda y convence, siguiendo la línea de otros trabajos en los que hemos podido ver.

Si queréis disfrutar de la intensidad del teatro en estado puro, no os perdáis esta función antes de que termine.

Esther Esteban, Madrid

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s