Entrevista a Fran Calvo y Inma Cuevas por Constelaciones

cartel-a41

Constelaciones llega al teatro Luchana para volver a conquistar a más corazones y a seguir invitando a todos los espectadores a este parque de atracciones emocional donde uno sabe como entra pero no como va a salir. Inma Cuevas y Fran Calvo llevaban ya muchas funciones a sus espaldas encontrandose y reencontrandose con estos personajes tan complejos, especiales y llenos de vida. Era necesario poder reunirme con ellos para saber como han vivido toda experiencia de alto voltaje para el corazón, como sienten cada palabra de este enrevesado y fantástico texto y también como se llevan entre ellos, además de aprovechar para conocerles mejor. Si queréis saber todos los detalles, os invito a seguir leyendo…

El renacimiento de Constelaciones en los Luchana

Hace un tiempo les surgió la posibilidad de hacer cuatro funciones a la semana en un teatro nuevo y acogedor con la ayuda de varios compañeros. Este nuevo teatro se abrió en verano pero la temporada de otoño va a ser su parte fuerte con múltiples salas, un restaurante y una cafetería muy bien decorados, con buena energía y gente que sabe llevar el espacio y apuesta por el buen teatro y de forma distinta con creaciones que cuenten. Van caminando al azar y quien entiende su proyecto y sus ganas de levantarlo de forma cariñosa y con mimo, con ganas de estar con ellos a muerte con buenos espectáculos y en el barrio de Chamberí, el más castizo de Madrid con público distinto al del teatro Lara o la sala Kubik, así que coinciden en que se encuentran muy felices.

Creen que está bien ser valiente y apostar porque quejándote las cosas no van a cambiar, ven que la profesión está complicada e intentan cambiarla y ellos están para apoyar la propuesta y creen que es un espectáculo que hay que seguir contando, que mueve y alimenta y soluciona al público sus dudas y les ayuda.

Sus sensaciones más particulares y especiales en este momento son el hecho de la repetición al hacer cuatro días seguidos la función, la historia les deja una marca como actores y en el público, les deja muy arriba la adrenalina y les cuesta conciliar el sueño, con un agotamiento emocional muy presente pero con muchas ganas porque han quedado posos y un rescoldo para seguir construyendo con su complejidad a nivel técnico, la escucha, la concentración y la repetición de escenas. Tienen la emoción a flor de piel, están agotados pero felices porque hay un pilar para seguir creciendo.

La gente ha repetido tres y cuatro veces y están muy agradecidos, para ellos cada día es nueva a pesar de todo lo estricta que es por su estructura y esqueleto, con una guía por la que se tienen que mover y el texto es el que es, pero cuentan que lo viven cada día de forma distinta y el público también. Es un texto que no está escrito de forma habitual y en general el público no está acostumbrado y tienen que estar en consonancia con ellos, se van descubriendo cosas nuevas cada vez porque estás más despierto y no es para entenderlo del todo, si estás despierto llegan al corazón directamente como Cupido. Se sienten muy agradecidos de que la gente saque de su bolsillo tiempo y dinero y vengan al teatro.

Las cuestiones que les ha despertado esta constelación

Ellos desde el proceso inicial en el que dieron con el texto por separado y se sentaron a ensayar y traducir les salieron muchas cuestiones y preguntas sobre las partes del texto que no estaban muy explícitas, con la ventaja de que Payne era un autor vivo y podían hablar con él, pero este texto les dio mucho juego en el ensayo y muchas preguntas, algo muy inteligente por parte del autor de dejar a los equipos darles una interpretación, algo que ayudó mucho el director.

Sobre este nuevo escenario, creen que es estupendo porque da muchas posibilidades para hacer lo que quieres y como quieres porque creas el espacio pero da mucho vértigo porque hay muchas posibilidades y hay que elegir, pero gracias al punto de vista vanguardista, completo, poético y onírico de Fernando Soto se han sentido muy ayudados, además es actor y entiende mucho como se mueven, sus dudas e incertidumbres por lo que tenían clarísimo que era la persona idónea para llevarlo a cabo.

Fran Calvo cree que en cualquier momento todos hemos pasado por escenas que se cuentan en la obra y al final se cuenta la historia de una pareja que se conoce y sus momentos más dulces y menos dulces en 30-40 años con una narración no lineal que plantea que si existiesen mundos paralelos y todo va fragmentado como científicamente intenta demostrar Marian y muchos científicos cuánticos, como variaría nuestro futuro más inmediato cambiando decisiones y cree también que es muy contemporáneo con un lenguaje muy entendible y que en cualquier momento te toca e incluso se han encontrado con personas de ochenta años muy emocionados en algún momento y personas de dieciséis o COnstelaciones-2diecisiete que lo ven desde su punto de vista porque es muy entendible y que también lo sienten a su manera.

Filosofías a modo de Constelaciones

Después de año y medio si se sienten cambiados personal y profesionalmente porque con esta función aseguran que te haces muchas preguntas y la vida te va respondiendo, vas tomando decisiones… y a grosso modo o concretamente hacen un balance y una conclusión de que lo importante es vivir con amor y aquí y ahora, que aunque es muy difícil hay que intentar no pensar en el mañana porque no se sabe que va a pasar, hay que sacar el jugo de las cosas y ser mejor, agradeciendo desde por la mañana hasta por la noche porque somos muy afortunados, ellos como actores de subirse a un escenario y contar una historia y luego contando que además estás en una ciudad privilegiada con una casa donde vivir, sanos, con todo nuestro cuerpo… y eso a veces no nos paramos a pensarlo, en ese sentido Constelaciones les ha dado mucho. También les ha ayudado a no desperdiciar la energía que tenemos con personas que no aportan, hay que dedicarse a las que te aman y estar a tu lado sin derrochar tu energía con personas que no lo valoran y sabiendo que si no están en tu vida, es que no tienen que estar.

Como actores coinciden en que a nivel profesional casi siempre tienes el no pero cuando llega no tiene que preocuparte porque si algo no es para ti no lo es. A pesar de todo nada es casualidad y Constelaciones desde su nacimiento está lleno de casualidades y sincronías como que Fran e Inma encontrasen el texto en diferentes lugares, lo comprasen en la misma librería en diferentes momentos y que Nick Payne hubiese trabajado allí. Se sienten muy afortunados de trabajar juntos por su paciencia mutua y porque lo pasan muy bien.

Creen que es muy tentador vivir en la gran ciudad, de no llegar a tiempo e ir de un sitio a otro, de no disfrutar del momento… es una tentación continua pero hay que expresar el deseo de vivir el presente y desearlo pero la tentación está en lo siguiente que hay que hacer. Vivimos continuamente pegados al teléfono esperando una respuesta que en muchos casos es un no y en parte ha ayudado a areeducar la función aunque muchas veces no se puede cumplir porque se está inmerso en esa vorágine pero eres consciente de que no lo estás cumpliendo y de que en algún momento hay que echar el freno de mano. Hay que relativizar y no hay más que mirar fuera lo que está pasando para darte cuenta.

Del pasado al presente

Se han rodeado de un gran grupo, ellos son las caras y dan la imagen pero el teatro es maravilloso cuando se junta y se armoniza el trabajo con cariño.

Cuando empezaron en Kubik pensaron en la sala de Fernando Sánchez Cabezudo en testar la función y tenían dudas constelaciones-de-nick-payne-en-el-teatro-larade si gustaría o no pero desde el principio hubo comunión con el público y la prensa y han ido luchando para que creciese el trabajo, porque las circunstancias no son fáciles pero llegar después de año y medio a los Luchana ha sido muy bueno porque tienen la función en un punto de madurez y de poso de ese momento a momento y es el momento ideal para verlo.

Te plantea si el futuro está escrito y si lo vas escribiendo con sus causalidades y constelaciones. Luis Bermejo cree que esta obra son fragmentos de vida y una frontera en nuestras vidas entre lo que vivos y lo que está por vivir con un mensaje en positivo.

Creen que es muy distinta ante todo lo que vemos actualmente en la cartelera y es un puzzle que proponen pero dirigido porque tienen que buscar una dirección pero no es explícita y no se le da al público todo masticado, muchos espectadores se van con conceptos que luego encajan o te duermes y cuando despiertas lo encajas y creen que es bonito porque en el teatro tenemos que permitirnos no entender todo y que el consciente lo vaya encajando y nos planteemos cosas y cuentan con cariño que ha habido espectadores que al cabo de una semana les ha mandado mensajes muy cariñosos y que a la semana lo han encajado.

Pudieron ver a Payne hace unos meses en Londres y el montaje británico y hablaron con el autor e intercambiaron opiniones. Fue curioso ver la función en primera fila en un teatro enorme y el cuerpo se les iba, estaban en la butaca y daban impulsos aunque la propuesta, los movimientos de los personajes del escenario eran diferentes.

Describirían la obra como una montaña rusa que te agarra en el minuto uno, te pega un viaje agarrandote de la chaqueta y estás riando viajando desde la butaca y te agita, pero cuando acaba terminas diciendo que lo tienes que analizar y pensar en todo lo que ha pasado.

La mirada de Fran Calvo

Son sesenta escenas y cada una tiene un color y una temperatura distinta. Siempre han tenido palabras muy cariñosas de gente que ha pasado por situaciones similares y estaban muy emocionadas, o que cuentan que para ellos ha sido terapeútico al reirse viendo escenas de sus vida. Fran siempre recordará una anécdota espectacular que resume la física cuántica y los universos paralelos como cuando fueron a una ciudad en una función e hicieron una charla. Cuando van a algún bolo con tiempo les gusta hacer una charla en el teatro con el público en la prensa con un apicultor y un físico cuántico y charlan todos.

Una vez lo hicieron en una ciudad y el teatro les propuso dos personas locales y lo estaban preparando para hacerlo aquella noche y de que el apicultor hablase sobre todas las metáforas de Payne con las abejas de la función y que el físico hablase de los universos paralelos. Estaban tomando un café unas horas antes para conocer a las personas que iban a colaborar con ellos, les contaban de que iba la obra para que supiesen como iba a ser la charla y que dudas iban a surgir.

Hablando con ellos el apicultor se quedó blanco y les contó que le había ocurrido lo mismo que sucedía en la obra, era apicultor desde hace años y estaba muy enamorado de una persona que no era su pareja y se llamaba Mariana Rold, pensaban todos que era una cámara oculta o que algo se estaba preparado, así que estaba muy emocionado y por la noche les presentó a esa persona que había ido a conocerles. Les hizo plantearse que realmente hay algo en el universo que encaja. Por la noche vio él la obra, terminó emocionadísimo al verse reflejado completamente y fue muy especial.

Para Calvo interpretar a un apicultor fue complicado porque no quería trabajarle de forma externa a él o con clichés porque al final él está haciendo un personaje que se llama Roland, un apicultor pero con unas características determinadas. Intentó darle mucha humanidad, muchas aristas, colores y matices pero que fuese muy humano para que el espectador se sintiese cercano. Llegó a él en un momento de su vida que había pasado por una circunstancia muy especial y fue una terapia artística y mágica que le hizo volver a creer que hacer teatro puede cambiar la vida o darle un momento de felicidad y transformarla como les ha pasado a ellos y trabajan con el amor más puro para que se transmita. Puedes creer en ti mismo para realizar proyectos como actor sin esperar a que te ofrezcan el texto para ponerle en marcha, llegó en situaciones diferentes a través de Kendosan, una productora creada especialmente para este proyecto por Jesús Sala de forma cercana y familiar para enseñar que las cosas se pueden hacer bien desde la humildad y con una calidad máxima, para trabajar de forma positiva y generar trabajo aunque sean tiempos difíciles.

Su gran pilar, Inma, y la esencia de la función

Inma son sus ojos, su faro y su luz mientras que todos sus compañeros y Jesús les cuidan, hay mucho amor y es imposible no darlo todo e ir feliz a trabajar. Nunca habían coincidido trabajando, se habían visto pero no sabían como iba a funcionar la química pero en los ensayos había cosas de energía y apego que le hacían no querer irse y estar como en casa así que trabajar con una compañera tan generosa te hace crecer como persona y actor, afirmaba Calvo.

mostoles_constelaciones_inma_cuevas_fran_calvo_n-672xXx80Su deseo es salir de gira donde les llamen y seguir extendiendo la función. No se esperaban estar en los Luchana y están tan felices que lo que venga bienvenido sea, porque está seguro de que este trabajo les va a dejar una mella para siempre.

Como su escena más compleja cuenta que su miedo y el temor bonito era perderse y no saber donde estaban, que está bien desconectar la cabeza y seguir el texto desde el corazón pero hay muchos momentos de riesgo al repetir escenas con pequeños cambios. Para él es muy emotivo el final de la función por las circunstancias que se dan, vienen muy calientes porque han pasado por muchos estados y el momento final te hace recordar la relación y es duro porque el cuerpo lo acusa y están al cien por cien de emociones.

Sus escenas favoritas son la petición de mano que hacen, algo muy bonito y tierno y también el momento de borrachera que tienen cuando se están conociendo mezclando amor y física, momentos muy divertidos que dan la gasolina y alimentan para seguir con los momentos que vienen, se alimentan por bloques.

En conjunto no piensan por donde tienen que pasar al afrontar el texto porque si lo hiciesen sería agotador. Antes de entrar a escena se miran, respiran y se conectan. Son muy limpios con el texto porque está muy integrado y en los ensayos lo hacían por bloques y ya entró el trabajo físico y formal de coreografía de Antonio Gil, que les ayudó mucho y fue maravilloso.

Un poco más de si mismo

De pequeño Calvo quería ser veterinario por lo que guardan similitudes, su padre era de un pueblo de Salamanca y en vacaciones iba al campo, así que los animales les fascinaban porque no los veía en Madrid. Su vocación de actor le vino en el colegio y tenía un tutor que les leía libros y obras de teatro, en esa edad muchos pasan pero a él le despertó el interés por esas historias además su profesor lo decía de una forma muy bonito y embelesaba.

Como recomendaciones, El Minuto del Payaso le fascinó con Luis Bermejo o El Crédito de Jordi Galcerán, un trabajo precioso, comedia inteligente con unos diálogos punzantes.

Como lo que más le llama la atención a la hora de elegir un género como espectador, confiesa que se educó con autores americanos contemporáneos y también británicos. Es un tipo de dramaturgia que le gusta mucho pero para él en España a nivel teatral tenemos la fortuna de cinco años para acá de contar con dramaturgos maravillosos y también editoriales que publican textos para que lleguen al público. Recuerda Teatro en Serie de Luis López de Arriba en la librería de Jesús Trueba, La buena vida, y buscaban las similitudes de los diálogos y narraciones de varias sitcom rodeados de público y sintió a gente muy joven fans de televisión que nunca habían ido al teatro y fue el mejor regalo que tuvieron.

La visión de Inma Cuevas

El proceso de Constelaciones

Ha vivido todo como algo espectacular, sorprendente, mágico y muy catártico, donde han vivido cosas muy mágicas. Han visto su evolución y lo ha vivido, a la vez que se han ido transformando aunque a veces uno no es consciente de lo que hace en el escenario. Se sienten muy agradecidos hacia el público y hacia todo lo que están viviendo, le gusta pararse cinco minutos al día para poder saborear y agradecer todo lo que ha ocurrido.

Inma cree que si ellos consiguen transmitir y hacer pasar al público lo que ellos pasan, es oro y es impresionante porque proponen un viaje loco en hora y diez y si vamos con ellos es alucinante. Es una función optimista y aunque hay drama lo top_gr_6914plantean para que veamos la comedia y lo positivo, al igual que la vida, algo que comparan con la película de Inside Out que para que exista la alegría la tristeza debe estar presente o la duda, la inquietud… y así llega la claridad.

El mensaje más claro que se ha quedado de la función es que hay que ir poco a poco y agradecer lo que uno tiene. También contaba que cada vez entiende más el personaje pero aún hay cosas que no ha podido responder a pesar de estar haciendolo, tiene pocas pero aún tiene dudas. Lo más mágico es que al estar cuatro días les da la posibilidad de encontrar cosas nuevas porque por ejemplo el otro día con Fran vio un sentido distinto a otra frase o resuenan distintas y encuentras la respuesta según estés tú, una conversación que hayas tenido, lo que hayas leido, las experiencias que te cuentan… puedes también haber encontrado el sentido pero al tener una conversación con alguien te dan una razón más poderosa para decir esa frase, hay múltiples posibilidades para decirlo así y al estar vivos cada día es diferente, así que dentro de la limitación, el juego y la coreografía de la función hay cosas que se pueden investigar porque uno no encuentra las cosas de hoy a mañana, explicaba Cuevas.

Peter Brook escribía y decía que un actor no encuentra las respuestas y empieza a ver la luz a partir de la función 60. Todo debe tener un poso y un tiempo que es necesario y cada vez que viene el público te da cosas nuevas y hay que escucharlas.

Su mundo personal

Se encuentra muy feliz de estar enlazando obras tan diferentes y siempre se deja la piel con cada personaje y producción pero aquí hay algo especial y ha crecido como actriz y persona, además ha tenido que mirar desde el lado de la producción y irte a otro lado es otro mundo totalmente distinto y luchar por el espectáculo.

Ante la cuestión de si siguen con los mismos nervios que al principio, cuenta que Fran y ella se sienten como niños antes de salir a escena y le fascina con la intensidad e inocencia que lo vive Fran, se ponen nerviosos porque tienen ganas de hacerlo y contarlo y es una satisfacción contarlo ante un público que viene, paga su entrada y se sienta. Son nervios gustosos ante todo. A pesar de que uno se sabe la función siempre pasan cosas y hay que estar alerta.

Aunque Constelaciones es otro mundo, romper la cuarta pared también le parece precioso porque te da la libertad de hacer lo que quieras dentro del código pero otros como Constelaciones requiere de otra intimidad y código en el que hay que entenderlo y tienen que hacerse sentir muy vooyeur al público porque si sientes que saben que estás ahí es diferente y tienen que crear el ambiente y que pensemos que estamos mirando por un agujerito, se debe creer por ambas partes que no está la otra y tiene que ser esta atmósfera.

Como espectadora le encanta jugar, hace poco vio La Piel y se proponía un juego directo con el público y como actriz está acostumbrada y le apetece mucho entrar en el juego, es una espectadora que va a disfrutar y a que la conmuevan en el patio de butacas. Antes no lo hacía tanto pero si le apetece llorar o reír, lo hace respetuosamente en su butaca, quiere sentir que está sola y que le están haciendo el espectáculo, es la única manera de meterse y también uno decide donde quieres que te toquen. Es muy consumidora y le gusta mucho.

Otras recomendaciones teatrales que nos hace son El Burlador de Sevilla, la película El Desconocido, Cuando Deje de Llover, La Piedra Oscura, Stockmann

Sobre como hubiese sido para ella actuar en esta función en el papel de Fran contestaba con una mezcla de ilusión y curiosidad que le encantaría, sería un universo paralelo adoptar la piel y el rol de la otra persona, además ya se saben los textos del otro mutuamente y muchas veces ya se plantean como sería estar en la piel del otro.

Cuevas y sus constelaciones

Su momento más complejo de la función es cuando ella ha tomado una decisión sobre su destino o más bien cuando duda de su futuro más inmediato, el no saber que hacer con la persona amada que tienes al lado. Disfruta mucho cuando el wall_big_constelaciones-teatro-lara-madridpersonaje de Roland le habla sobre las abejas y siempre duda mucho pero de lo que dice no duda, sus palabras sobre lo de que si supiesemos que hacemos aquí y en que vamos a pasarnos la vida haciendo y además es el ecuador y cuando se dispara todo.

La posibilidad de llevar Constelaciones al cine es algo que se le planteó a Payne en su día pero no quiso porque es complicado contar esto aunque hay varias películas que ya han hablado de los universos paralelos que proponen situaciones distintas con resultados paralelos. A ella le gustaría que fuese una película onírica de tintes franceses, que se contase todo como en un sueño.

Ante la posibilidad de que su vida fuese una película sería un musical, algo del estilo de Fred Astaire y Ginger Rogers, algo como Cantando Bajo la Lluvia.

Sobre su banda sonora, le viene a la mente Fly me to the Moon de Frank Sinatra o Feeling Good de Michael Bublé, todas canciones positivas, alegres y divertidas. Temas de jazz, con trompetas, muy movidas y bailables en el momento en el que está. Siempre le acompaña Ara Malikian, Yann Tiersen, música instrumental, Volar de Macaco también le fascina, Ella Fitzgerald, Nina Simone, John Legend

Su día perfecto sería en el que pudiese trabajar, dedicar tiempo al descanso y viajar. Son sus tres sueños: trabajar, estar tranquila oliendo a hierba mojada con el mar de fondo y con tiempo para ver ciudades nuevas. Le gusta sentir que los que están a su alrededor son felices y que con una sonrisa sienten que están en calma y todo bien. Prefiere intentar no quejarse y no tener un estrés.

Para nuestro próximo encuentro, ese día vio un vídeo terrorífico de gente yendo en balsas huyendo de su destino queriendo un mundo mejor para sus hijos y quisiera que no hubiera fronteras aunque sea una utopía pero le encantaría que estuviese en su mano que no existiese, que pudiésemos vivir en cualquier parte del mundo y no se tachase a la gente por la piel o la religión, quisiera un mundo más en paz y si en ese mundo puede volver de nuevo al escenario… feliz.

Esther Esteban, Madrid

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s