Entrevista a Víctor Matellano, Marta Flich y Almudena León sobre ‘Vampyres’

vampyres_teaser_poster

Llega a nuestra cartelera una revolucionaria película vampírica dispuesta a sacar nuestros mayores miedos, a sorprendernos, a hacernos temblar, a impresionarnos con su sensualidad maléfica y con muchas más sorpresas de la mano de Víctor Matellano y de su equipo. A continuación tenéis todo lo que me contaron una mañana en Madrid las dos vampiras Almudena León y Marta Flich junto a su director Víctor Matellano.

El poder de Vampyres

Ante la cuestión de que fue lo que más les atrajo del proyecto, Marta cuenta que se sintió muy atraída por la temática, tiene unpersonaje protagonista que le permitía poder desarrollarle rigirleampliamente, que es una mala malísima pero no es consciente de ello y a ella le encanta poder justificar la alteración de una persona y tratarla como si fuese normal, le encantan los personajes tan abrasivos. Con Víctor tuvo un flechazo profesional, con el resto del equipo igual y cuando conoció a Almudena ratificó todo. Le gustó el guión, la propuesta y todos los elementos en general.

Almudena cuenta que le encantó intentar retomar lo que Larraz hizo en el 74 de la mano de Víctor, a Larraz le conoció en una entrevista que hicieron en Málaga. Ella estaba junto a Víctor en Wax, se lo comentó, pasaron un casting y el personaje de Miriam le llamaba la atención porque no es una vampira usual: no tenían colmillos, trabajan la atracción sexual junto a la sangre y también la fantasía, además de que a un personaje en teatro no lo puedes trabajar tanto. Marta las define como dos taradas.

victor-matellano_lowres-6Víctor recordaba que el día que grabaron el teaser trailer que llevaron a Sitges fue el último día que salió Larraz a la calle e hizo su última acción profesional, Almudena se llevó la cámara y fue muy especial. De lo que más le gusta es que esta profesión es ‘to play’ y en esta historia se puede jugar como desde hace tiempo no se hacía, el vampiro está escrito desde la literatura y es un ser muy malo al que hay que reivindicar como tal, además de que ha sido el divertimento de muchas generaciones mucho tiempo, el pasar horror y placer a la vez. Luego cuando las conoció y cuenta que o tienes actores y actrices con los que se establezca una complicidad muy alta o es imposible porque hay papeles que un director puede hacerles entrar más o menos en situaciones cotidianas o fáciles de identificarse, pero con este salvajismo es muy complicado y lo interesante es que están en el punto justo sin irse al barroquismo.

Un terror muy real

Marta cree que lo que más miedo da en la vida real es lo que puedes tener al lado ya sea un asesino en serie o alguien que parezca normal y luego cambie terroríficamente que pueda matarte a ti o a tu familia y hacerte daño, estas mujeres son así y te las puedes encontrar cualquier fin de semana en cualquier sitio, son muy inquietantes y dan mucho miedito. Almudena le completaba diciendo que dicen todo con la mirada, trabajan mucho físicamente pero al principio son gestos y miradas.

Las dos suscriben que trabajar con Víctor en un tema tan escabroso, difícil y delicado ha sido maravilloso ya que ha sido desde el respeto, la sutilidad y mucho amor. Almudena cuenta que estaban seguras y protegidas gracias al equipo a pesar de que pasaban frío, calor… era complicado por los efectos con toda la sangre, había que tener cuidado porque tenían que ir en muchas escenas a la primera toma, para ellas era muy interesante estar concentradas y trabajar así, había silencio y mucho respeto porque al trabajar desnudas no tenían nada. El tratamiento de los desnudos está muy justificado porque ellas atrapan a los chicos para orgías sangrientas y no tendría sentido si estuviesen tapadas ni podría serlo, a parte son animales y la ropa no es nada básico.

Marta seguía con que estas vampiras son naturales y orgánicas, hacen y cubren sus necesidades fisiológicas sin escrupulos ni maquillar su comportamiento porque creen que todo es lícito y es algo normal. Almudena seguía contando que no las han trabajado desde las malas aunque el público las pueda percibir mejores o peores, es solamente instinto de supervivencia y no para coleccionar cadáveres, es su forma de vida.

Víctor cree que va más allá del vampirismo como tal, hay canibalismo y mucho más. Marta cuenta que comen, beben y no hacen nada que haga la gente normal.

Aventuras y desventuras en Vampyres

Recuerdan que ha sido un rodaje duro porque tenían condiciones donde había mucho frío, polvo, tenían que estar descalzas… para todo el equipo pero estaban todo el rato riéndose, una con una oreja en la boca, otra con un cuchillo paola-11clavado… Almudena recuerda la usual frase de Víctor de: ¡Otra mujer desnuda!. Ellos ya estaban acostumbrados a ese contexto, ya nadie hacía caso y eran muchas horas y una gran familia, con chistes todo el rato y todo gracias a Víctor que es asquerosamente maravilloso comentaba Marta.

Para Marta el momento más complicado no se asocia al guión, al equipo o a una localización sino al cansancio personal. Su momento más difícil a lo mejor fue decir una frase sentada, a veces lo que psicológicamente es más duro o físicamente más complicado no lo ha vivido así. Almudena también coincide en que el día más difícil fue el día que tuvo muchos planos desnuda, en el set fue maravilloso porque estaban todos muy concentrados y en silencio pero cuando llegó a casa se derrumbó y empezó a llorar, al principio no sabía por qué pero fue por aguantar la tensión de estar todo el día de bromas pero controlando y sobrellevarlo lo mejor posible. También las escenas con Alina, Vero y Marta en las bodegas de Talamanca del Jarama, fue duro por el frío y el polvo pero de fotografía han quedado muy bonitas e intensas de interpretación.

Marta bromeaba con que la escena más fácil fue enrrollarse con Almudena León y que la escena de la bañera fue a primera toma, mientras se enrrollan matan y son “como una navaja suiza de mal”.

Víctor recuerda días duros y complicados, sufre cuando piensa que ellos sufren y lo pasa mal. También se mete mucho en la historia y en una de las escenas llevan a una de las actrices colgada a la espalda chorreando sangre y le dió tan mal rollo que tuvo una nausea y se tuvo que ir al rincón, también llamó al montador y hasta incluso pensó si se habían pasado, ya que mezclaba lo que veía con lo de su mente, él es muy pudoroso para todo y era muy excesivo y había mucha mugre. Marta recuerda que fue todo muy real y había unas condiciones muy malas con frío, lluvia y todo era muy inóspito, aunque
untitled se suplía gracias al público, eran situaciones muy crudas y favorables.

A la hora de trabajar, Víctor no cree que a un actor haya que someterle a una situación de presión para que salga así, sino que él te lo actúa y lo interpreta.

Marta cree que a las vampiras no les ayudaba pero el resto pasaba frío y miedo. Recuerda un momento en una bañera que estaba helada y tenía que intentar fingir que estaba a gusto y pensando en una maldad pero era muy complicado, además se suponía que el agua era sangre y daba mucho calor.

Confesiones sobre Vampyres

Víctor confesaba que tiene pesadillas en todos los rodajes, se despierta mil veces y cada hora con una escena en la cabeza pero este rodaje no ha sido diferente. Recuerda que volvía a casa con una sensación de satisfacción muy grande, notaban que la película crecía bien y también el equipo. Las escenas que se tenían que dejar para el final mostraron que Almudena explotó finalmente aunque Marta lo iba mostrando más progresivamente, pero los últimos treinta minutos todo eclosiona y verlo crecer en rodaje fue algo fantástico para Víctor, además recuerda que el último plano con Víctor Vidal en Segovia coincidió con que Víctor estaba con tiritona y fiebre y llegó sobre las seis de la mañana a casa pero tenía una sonrisa en la cara. Insiste en que todos fueron muy generosos.

Marta cree que el cine de terror es muy exigente y casi todos los efectos se hacen en post-producción y en esta ocasión contaron con Colin Arthur que hace todo todavía a la vieja usanza como hizo por ejemplo en El Resplandor o La Historia Interminable, algo que le da más valor al contar con recursos tradicionales.

Almudena cree que se nota mucho cuando Colin disfruta y aunque sea una gota se ve todo lo que disfruta y piensas que él después de tantos proyectos sigue disfrutando, era imposible no disfrutar todos.

Víctor cuenta que interpretan a una de las vampiras reales del cine más importantes, que creía en una inmortalidad bañándose en sangre. Para él lo que escribió Stocker es de lo más grande que ha dado el cine, la literatura, el teatro y leon-y-flinch-542x306todas las artes y solamente se puede comparar a Sherlock Holmes.

Sobre que vampiro les gustaría traerse al rodaje con ellas, Almudena se traería al reparto de Entrevista con el Vampiro, Marta coincide y añade a Gary Oldman y a Keanu Reeves. Víctor también hizo un guiño al personaje de Chiquito de la Calzada con su personaje de Drácula.

Ficción y realidad

Sobre los miedos reales que tienen en su día a día, Víctor teme a hacienda comentaba en broma pero tiene miedo y una incertidumbre tremenda al acabar un trabajo y pensar en el siguiente, ya que la profesión en España está muy endeble y lo pensó muchas veces en su carrera y sobre todo en el plano último de la película. Almudena cuenta que temía al futuro pero con esta profesión ya solo piensa en el presente así que lo que le da miedo es que su familia sufra algún daño. Para Víctor lo sobrenatural es nuestro día a día y en el caso de ellas lo supernatural.

Para Víctor la gente juega al juego del susto porque acaba la película y controlas el miedo y además te pones en la piel de gente que lo está pasando peor, es una catarsis y el miedo provoca esa válvula de escape y soltar adrenalina produce un cierto placer en las personas, pero sobre los miedos reales no hay que temer ni a los muertos ni a los fantasmas sino a los vivos.
tumbaabierta_VAMPYRES_libroComo un momento duro y otro especial de este rodaje, Marta se queda cuando Verónica se cayó dentro de una jaula y quiere que se repita en su vida todo lo que ha vivido y que Víctor le vuelva a dirigir, a lo que Víctor confesó que tiene ganas de hacer teatro con ellas después de acabar su próximo proyecto y de entregar un libro que está escribiendo.

Almudena repetiría con el equipo y el proyecto pero cuentan que hay gente que ha pasado ya del proyecto de Wax a este. Para Marta, Almudena es una de sus mejores amigas y a Víctor le adora y ellos estarán en su vida para siempre y es algo que ha derivado el rodaje.

Sobre el próximo rodaje del director, lo único que nos pudo adelantar Víctor es que es una película de género y de acción pero ni es fantástico ni es de terror. Sus películas incluyen violencia porque todo lo que no hace en la vida real lo descarga en el cine en todos los sentidos.

Como la banda sonora que les recuerde a la película, Víctor cuenta que hay una especie de bajo continuo en un ritmo que llevan en la bodega y que solamente son tres notas pero marca la dureza y genera una inquietud muy grande en una situación muy dura.

Si tuviesen que escoger lugares especiales del filme, el bosque de la película les inquieta y les inquietará siempre pero cuentan que es algo muy bonito. La película parte del mismo argumento de Larraz y ha probado a enseñar fotografías del Black Park que hay cerca de Londres y es muy inquietante, también la bodega por donde han pasado grandes del cine.

Si la vida de ellos fuese una película, Marta y Almudena creen que Mujeres al borde de un ataque de nervios, ¿Qué he4ba4e0abd2e79ed0783741674c82e061_XL hecho yo para merecer esto? y Los Puentes de Madison. Víctor se queda con una película española llamada “Estrés” porque vive sin vivir él como Teresa de Jesús.

Ante la cuestión de que como describirían la película si acudiesen como espectadores un día a verla, Marta confiesa que no consume cine de género aunque ya lleva dos peliculas del mismo, pero cree con todos sus respetos parece una película que no es española, con una factura impresionante y una fotografía digna de cualquier reconocimiento a nivel internacional, con la mejor atmósfera de la película que bebe y con unas interpretaciones redondas además de que dentro del argumentario es una película cojonuda que recomienda a los seguidores del género y a quien le guste el cine comercial.

Almudena tampoco suele consumir este género pero si la viese pasaría miedo porque hay muchos momentos de sobresalto porque conserva y mantiene todos los puntos típicos del género además de estar muy bien contada y ser muy fiel a la historia de Larraz y además se le da una vuelta de tuerca que él ya quería mejorar y seguro que estaría orgulloso.

Víctor cree que diría que ha pasado un buen rato con mucho mal rollo y muy divertida y se iría a tomar una cerveza.

Como recomendación, Víctor recomienda Cinco mujeres que comen tortilla, un espectáculo con el ritmo y el swing propio de Broadway, algo muy interesante con frescura y un punto liviano pero muy, muy divertida.

Esther Esteban, Madrid

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s