Crítica Como si no hubiera un mañana, Historias de amor en el fin del mundo

DIRECCIÓN
Andrés Dwyer

TEXTOS
El momento en el que te das cuenta de que vas a caer – Fran Secunza
Un tipo afortunado – Pablo Vara
Siempre nos quedará París – José Padilla

INTÉRPRETES
Juan Blanco
Joe Manjón
Sara Martínez

DISEÑO GRÁFICO
Juanjo Verga

PRODUCCIÓN
Paraninfo 58

Sinopsis

Dos jóvenes juegan y pasan el tiempo en su escondite, sabiendo que tarde o temprano llegará su hora. Dos desconocidos comparten una botella de whisky y una conversación un tanto incómoda. Un hombre y una mujer se conocen en lo alto de una Torre Eiffel en ruinas, a la que ambos han subido con la intención de terminar con su vida saltando al vacío.

Tres historias distintas, de tres autores diferentes, en torno a una misma idea: ¿qué pasa con el amor si se acaba el mundo tal y como lo conocemos? ¿Hay lugar para él después de que algo o alguien asole la Tierra? Un espectáculo ágil, que busca la comedia en medio del caos, basado en la firme creencia de que mientras haya vida hay esperanza y que, mientras queden un par de personas vivas en este planeta, no habrá apocalipsis lo bastante grande como para acabar con la necesidad del ser humano de querer y ser querido.

Crítica

Esta cuestión es algo que solemos plantearnos bastante cuando todo va mal, cuando el presente no es el que queremos, cuando la situación global parece sacada de una pesadilla… entonces siempre solemos ver el vaso medio vacío, olvidamos lo que realmente vale y que al final de toda oscuridas siempre hay una pequeña luz y que aunque perdamos todo, el amor siempre quedará ahí para salvarnos.

Paraninfo 58 presenta esta exitosa historia con textos de José Padilla, Pablo Vara y Fran Secunza bajo la dirección de Andrés Dwyer y la interpretación de Juan Blanco, Sara Martínez y Joe Manjón.

Tres historias muy distintas con el fin del mundo como tema pero con mucho más allá de lo que podamos imaginar: se trata el tema de la importancia del amor, si tan solo el amor es sexo o va más allá, de la supervivencia, de la vida, la amistad… temas con un toque melancólico pero contados con mucho humor y con unas interpretaciones verdaderas que conectan muy bien con los espectadores. Los tres actores tienen química, resultan creíbles y además son muy carismáticos, de lo mejor de nuestra generación actual.

El espacio que ofrece la nave73 regala comodidad para los espectadores y en esta obra en concreto para la escenografía da mucho juego y podremos ver que la sencillez, la creatividad y la pasión dan paso a una gran obra sin necesitar grandes medios, además de que con sus juegos de luz y en el propio escenario, podréis sentiros en numerosos lugares e incluso hasta el la torre Eiffel.

No dudéis en acudir a ver la función para descubrir estas y muchas más sorpresas, entre ellas sentir la mejor sensación del mundo.

Esther Esteban, Madrid
Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s