Crónica: AC/DC en Madrid

30Si existe un cielo, seguro que nadie quería visitarlo pudiendo disfrutar del infierno más explosivo e intenso de la mano de AC/DC en el estadio Vicente Calderón de Madrid.

Desde primeras horas de la mañana, oleadas de fans de este veterano grupo paseaban por el centro de Madrid vestidos orgullosos con las camisetas de su grupo favorito, expectantes por reunirse junto a otros fans para lograr la escandalosa e impresionante cifra de 50.000 entradas vendidas para este domingo, al igual que para el martes que también habían logrado un envidiable Sold Out en tan solo dos horas desde que salieron a la venta las entradas.

El concierto prometía y mucho ya desde las inmediaciones del estadio, llenas de calles cortadas y mareas y mareas de camisetas negras y cuernos rojos divirtiéndose y quizás sobrepasando la línea de la diversión, algo que te impide disfrutar de la música como se merece.

Aunque contábamos con la falta de Malcom Young y del batería Phil Rudd, uno por motivos de salud y el otro pro problemas con la justicia, el nivel del concierto estuvo por todo lo alto, destancando ante todo el dúo de Angus Young y 227160-944-629Brian Johnson, que son capaces de conseguir que cualquiera caiga rendido a sus pies, junto a la compañía de Chris Slade a la batería y de Stevie Young a la guitarra como sustitutos, al igual que en el año 1988.

La puntualidad fue totalmente rigurosa y a las 22.00 horas en punto todo quedó a oscuras para dar la bienvenida al meteorito de AC/DC cayendo a la tierra por las pantallas y con el grupo saliendo por todo lo alto con fuego y explosiones.

40 años de trayectoria no es algo que se diga a la ligera, y aunque ellos lo valen y en cada canción le erizan el vello a todos los asistentes, también el gran equipo de tres pantallas gigantescas, una capacidad lumínica para iluminar una ciudad y un sonido soberbio más añadidos como una campana gigante para la canción de “Hell Bells” o los cañones y fuegos artificiales que dibujaron un final perfecto hacen que ganen muchos más puntos aún si cabe.

Dos horas intensas de concierto donde Vintage Trouble fueron los teloneros y donde pudimos revivir temas como “Shoot to Thrill”, “Back in Black”, “Dirty Deeds Done Dirt Cheap” o “Thunderstruck” entre otras, escuchar la potente “Rock or Bust” que también es el título de su último álbum, vibrar con el solo impresionante de Angus en “Let There be Rock” que emocionó e impresionó a todo el estadio sin comparación alguna, para terminar con “Highway to Hell” y “For Those About to Rock, We Salute You”.

Un concierto de los que hacen historia para repetir de principio a fin, algo que algunos afortunados habrán podido hacer varias veces en estas tres fechas en España.

Esther Esteban, Madrid

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s