Crítica: Ismael

ISMAEL

Bc57lFXCEAA2WNr

Mario Casas y Belén Rueda nos dejan una de las mejores historias que hemos podido ver en nuestro cine últimamente teñida de una emocionante historia familiar, relaciones e historias que no se han resuelto como deberían, jóvenes incomprendidos, relaciones maduras de quieros y no puedos, sentimientos que te atrapan o te destruyen y muchas más instantáneas de la vida que veremos reflejado a lo largo de su metraje.

Con un reparto impresionante formado por Mario Casas, Belén Rueda, Sergi López, Juan Diego Botto, Ella Kweku, Mikel Iglesias, Larsson do Amaral… muy bien dirigidos por Marcelo Piñeyro.

Mario Casas vuelve para demostrar que es uno de los mejores actores de nuestra generación y que se va superando poco a poco, con un personaje contenido, maduro, lleno de verdad y credibilidad. Belén Rueda conjuga perfectamente con Casas en un papel bastante complicado en el que tendrá que debatir sus sentimientos tanto como abuela, como madre y como suegra, y nos dejará grandes momentos junto a Sergi López, un as de la comedia, mostrando gran química entre los dos y con una historia llena de matices. Juan Diego Botto se muestra elegante y convincente, dejándonos un sabor agridulce pero también lleno de valentía con su personaje. Ella Kweku emociona y llega al corazón del espectador con un personaje que verá tambalearse su situación emocional teniendo que regresar al pasado, y ese pasado intentará sobrepasar a su presente y cambiarlo, y junto a Larsson do Amaral nos dejará grandes escenas. De Larsson nos faltarían palabras para describirle, su pequeña presencia se hace gigante en pantalla enamorando tanto a sus compañeros de reparto como al público asistente, con una actuación conmovedora y que te hace reflexionar en varios momentos de la cinta. Mikel Iglesias se muestra como una de las revelaciones de la temporada y nos sorprendió gratamente, dejándonos un buen recuerdo tras los días después a la proyección.

Ismael no es la típica película familiar navideña, sino que esconde mucho más y nos sorprenderá de principio a fin, haciendo que pase su duración en un segundo, y sin querer serlo, se convierte en una apuesta perfecta para estas navidades. Sencilla pero compleja, tierna pero dura, que te hace volar en tu mente pero es real como la vida misma. Marcelo Piñeyro vuelve a hacer un gran trabajo para no dejar atrás.

No os perdáis esta historia ya que vale mucho la pena y no os dejará indiferentes.

Esther Esteban, Madrid

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s