Entrevista con Naím Thomas

 ENTREVISTA CON… NAÍM THOMAS

*INTELIGENCIA E ILUSIÓN, UNA MIRADA QUE INSPIRA CONFIANZA Y UNA PERSONALIDAD ARTÍSTICA AL CIEN POR CIEN*

nt

-¿Cómo llegaste a la obra ‘La Decorosa Vida de los Stuart’?

Naím: Manu me ofreció la oportunidad de integrarme a la función, y no recuerdo que día era pero faltaba una semana para estrenar, me trajo un DVD por la mañana para que lo viese y por la tarde tendría que ir a hacerme una sesión de fotos en caso de que quisiera apuntarme al proyecto, me lo miré y me gustó tanto la función, y por la tarde le dije que me lo había mirado dos veces y leído el texto, me gustó mucho el ritmo y la libertad escénica que tenía, es muy chulo, es un texto que es una gamberrada actoral muy chula y divertida de hacer.

Ya llega un punto en el que me apetece hacer cosas que me diviertan a mí, porque si no te diviertes tú no vas a divertir a nadie.

– ¿Y qué te convenció más de la historia?

Naím: Hacer una sátira de la situación actual, de la gente pudiente, de los que eran nuevos ricos y se convirtieron en nuevos pobres es muy gracioso, a más de un político o dueño de los bancos me gustaría repasar la verdad.

-La obra perfecta para estos tiempos.

Naím: Para hacer catársis y darle un aire de normalidad, de decir sí estamos pasando por esto, hay daños colaterales y hechos atroces como que la gente decida quitarse la vida porque le quitan la casa, pero considero que para superar esta situación y convertirnos en seres humanos, porque aún no lo somos, hace falta reírnos de nuestros propios problemas, siempre digo que los ingleses lo hacen muy bien, debíamos aprender de ellos, no en todo, pero eso sí.

– Digamos que es un punto de vista cómico de la realidad.

Naím: Sí, no tiene nada que ver, es una situación difícil pero en este contexto está en tono de farsa, de sátira, de humor… Los personajes son casi caricaturas, y es lo gracioso, de alguna manera siempre nos ha pasado, que nos hace gracia ver a los poderosos en problemas, como ellos están acostumbrados a vernos a nosotros en problemas, por alguna vez aunque sea en la ficción… Desde los playgrounds ingleses, que ponían al rey a hacer comedia y lo ridiculizaban en algún momento determinado, sí que ha pasado ya, es algo que llevamos en nuestros genes.

-El elemento principal es la comedia.

Naím: El elemento absoluto, es la comedia.


-¿Y de tu personaje que nos puedes contar?

Naím: Es el típico, pasó en los 80 en los Estados Unidos que hubo un crecimiento muy rápido de la economía habiendo un momento de desarrollo, empezaban a ejercer gente que hacía mucho dinero en poco tiempo y había gente a su lado que quería ser como ellos, y Alfredo es un poco eso, pelota, el corre ve y dile, el siervo hasta decir basta, con la salvedad de que si eres medianamente efectivo lo haces bien, pero Alfredo no.

Alfredo es un tío que por más bien que quiere quedar no lo consigue porque es un tipo torpe, y en el fondo, yo creo que es un poco tonto, buena gente pero tonto.

-Te iba a preguntar que si has encontrado algo de tí para el personaje…

Naím: Por supuesto, yo soy tonto, buena gente no, pero tonto sí.

-Buen titular vamos…

Naím: Claro que sí, si yo no fuera tonto no me engañarían igual que a todo el mundo le engañan, cogería y le daría la vuelta al sistema y haría lo que me diese la gana, o no sacarían provecho de mí como lo están sacando.

-En ese sentido todos somos como tu personaje yo creo…

Naím: Entonces todos somos tontos, lo confirmo, todos somos tontos. Esa es la primera parte, para no resultar tontos y que no nos tomen como tal, y es asumiendo nuestra tontería, nuestra predisposición es salir perdiendo, Alfredo no es consciente de su tontería, y eso es lo gracioso de él y de la situación.

-Es tierno vamos…

Naím: Sí, es que lo hace tierno, dices el pobre es más tonto que vamos… Es lo bonito, los personajes así son muy agradecidos y empatizas rápido, tiene un peso cómico importante. Yo esperaría que el público no se identificara porque tendríamos un problema bastante grande, solamente que se rían y lo pasen bien.

-¿Y cómo es tu relación con el resto del reparto?

Naím: Son todos muy mala gente (ríe) me llevo fatal y me hacen mobbing… No es broma, genial, es un grupo de gente que me acogió desde el principio como uno más y teniendo en cuenta que yo partía con mucha desventaja porque ellos tenían la función rodada con varias a sus espaldas, ha habido muchísima ayuda y aunque suene a tópico y todo el mundo diga lo mismo, hay veces que es real.

Pocas veces me ha pasado de encontrarme mala gente, pero este no es el caso, y es un grupo de personas que conoce mejor la función desde técnicos hasta el director, se han portado todos muy bien. Tenía una papeleta muy difícil de estrenar ya mismo, hasta entrar aquí siempre he contado la anécdota del musical en dos días, pero he hecho mucho trabajo en casa aparte de las cuatro horas de trabajo.

-¿Y tenías ganas de regresar a los teatros?

Naím: Sí, yo la verdad es que estuve no hace mucho, acabé en marzo y estuve haciendo Edgard, una presentación de musical neoromántico de Edgard Allan Poe que se quiere mover por España y estuve en el Centro Cultural de Sanchinarro para hacer unas presentaciones junto con Miguel Ángel Jenner, que es un monstruo, como persona y como actor, es maravilloso como actor también para poder quedarse y mirarle.

Tengo como anécdota que el primer día llegó sin poder haberse leído el texto, pero al leerlo se había metido completamente en el personaje, es impresionante, además de esos que potencian, otros van al lucimiento personal pero otros potencian e intentan aumentar. Yo siempre me he considerado como una persona de equipo a nivel actoral, me gusta que la función salga bien no es algo personal, el buen actor de comedia no es el que hace bien sus chistes si no el que luce los de los demás, mi papel haciendo un chiste no es solo mérito mío, si no del ritmo del compañero, y la ayuda.

Me estoy haciendo un especialista en comedia y eso que en mis inicios nunca había hecho comedia, tenía ganas, la primera me costó horrores pero luego genial, a raíz de mi trabajo con un director de Broadway John Rando, ganador de un Tony por un musical, aprendí todo por él, mi mayor defecto era que forzaba al público al reír, pero no me daba cuenta que cuanta más importancia y transcendencia le quites, más natural es todo. Así de repente funciona, y es maravilloso y muy agradecido.

-¿Quisiste dedicarte siempre a este mundo?

Naím: Mi problema no es que me quisiera dedicar o no, probablemente empecé cuando podría haber decidido a que quería dedicarme. Comencé con siete años y tengo 32 y hago 33 en Octubre, llevo 26 años, y cuando alguien lleva tantos es porque tiene 50 años. No sé si estaba destinado, pero mis primeros años no era consciente de las cosas que aprendía, si aplicarlas pero no saberlas.

Poco a poco he ido aprendiendo a saborearlas todas esas cosas que aprendo día a día y descubro, todos los actores pasamos por la fase de dudar, pero llega un punto en el que te dedicas a observar a cada uno, y si eres lo suficiente bueno y egoísta, lo que haces es intentar robar eso para tí, debes, cuando no lo hagas vete a tu casa ponte un huerto y dedícate a otra cosa, en ese aspecto yo siempre me he considerado un afortunado.

Yo solo me he dedicado a esto, no a hacer el capullo en televisión, por suerte no me ha hecho falta y aunque probablemente cobren más que yo, yo solo sé hacer esto, solo soy profesional. Si le preguntas a Santiago Calatrava si sabe hacerte un pastel de muñequitos te dirá que no, que sólo sabe hacer edificios, tendré menos o mayor suerte pero sólo sé dedicarme a esto.

Y qué mayor placer… que poder dedicarme a lo que me gusta, que no es ser famoso si no ser actor o cantante, la fama no fué la razón, si no una consecuencia. Nosotros buscábamos una oportunidad, yo no buscaba la fama, buscaba una oportunidad, un escaparate, y si vino después bienvenida sea, pero opino que tuvimos la fama antes de ganárnosla.

Nos dieron demasiada para lo que habíamos hecho, aunque yo llevaba catorce años haciendo cosas con veintiún años, tenía 12 películas hechas. Había trabajado en Australia, con Fernándo Fernán Gómez, con Vicente Aranda, con Victoria Abril, con Imanol Arias, con Andy García,… Había rodado en Australia, Francia, Estados Unidos… pero la gente no conoce y no sabe, algo muy español, uno trabaja y treinta y séis miran o uno trabaja y el resto opina. También por eso estamos metidos en este lío…

-¿Y cómo fue trabajar en musicales como Edgard o los 40?

Naím: Mi primera experiencia con musicales fue en 1973 en un musical que se hizo en Barcelona, con un reparto maravilloso con Ignasi Vidal, Alicia Serrati y Ferrán González de Pegados y dirigido por Víctor Conde, un reparto muy potente en el que caí por casualidad y lo pasé muy bien, me divertí muchísimo, lo aparqué un poquito y volví a caer en 2007 con El Rey de Bodas que fue cuando me enamoré perdidamente.

Para mí, Robbie Hard, tanto por trabajar con John Rando o Félix Ortiz, o toda la compañía, me enamoré del teatro, mi amor fue paulatino porque siempre había sido de cine, pero tiene una magia muy especial, percibes esa risa y si les está gustando, ese aplauso… Esa conexión con el público no la tiene el cine, y este verano que hice cine hasta lo notaba frío de alguna manera.

Y dos años en los 40 tú dirás, todos los días actuando y de gira, 1.200 funciones… de Joaquín creo haber sido quién más funciones ha hecho, estoy ahí ahí con Adrián Lastra.

Ahora está Javier Godino y es alucinante, para sentarse y aprender, un actorazo como la copa de un pino, coincidí con él en las pruebas de El Rey de Bodas y estuvimos a punto de ser compañeros, aparte hubo muy buena sintonía, le admiro y respeto, todo lo que ha hecho cinematográficamente es impresionante, si tuviera potestad para dirigir una película le contrataría. A los dos nos gusta innovar y buscar una vuelta de tuerca más, y llegar un poco más allá del trabajo.

Edgard fue curioso porque yo no iba para el personaje, con mi línea de comedia había encontrado mi final en Vincent con una libertad alucinante de hallar el gag perfecto. Yo pensé que era una obra clásica con todo lo que conlleva de rigidez textual, pero hubo problemas y me propusieron hacerlo yo, me pilló a contra pie porque andaba con el chip de la libertad y fue un personaje complicado, y me quedé con ganas de hacer más funciones, aunque creo que se harán más. Es un reto que se me escapó viva.

-Y en tu faceta cinematográfica… Has trabajado con Vicente Aranda como decías, Ventura Pons, has hecho cortometrajes… ¿Cómo es todo?

Naím: Cortometrajes solo he hecho Sólo en la buhardilla y El encantador de serpientes, realmente son sólo dos y tampoco tengo mucha experiencia, aunque son piezas y es como un cine en versión corta. Este verano me pasó algo horroroso, estaba elegido para la película Fast & Furious 6, se iba a rodar en Tenerife y yo tenía una escena con Paul Walker pero se partió una rodilla y no la rodaron aquí, y Lucinda Sison la directora de casting de El Quinto Elemento, Alien, El Caballero Oscuro y demás, me había hecho siete castings, es maravillosa, una directora top de Londres y iba pasando pruebas y llego a Tenerife, y un martes por la tarde me dice maravillosa mañana grabas, pero Paul Walker se rompió la rodilla, me fui a Gran Canaria a esperar, dónde viven mis padres, pero nada… Se iba a rodar en Los Ángeles y estuve a punto de decir me voy allí a rodarla, me lo pago yo, pero no pudo ser…

Este verano estuve rodando una película con Mario Cimarro, con el padre de Quentin Tarantino, Tony Isbert, el reparto es estupendo, se llama Mediterranean Blue, y una película de un director nobel Rafael Diolís que se llama Más allá de la noche, en ese aspecto no me falta trabajo. No soy exigente en cuanto a grande o pequeño, si no a que me atraiga el personaje.

Y si todo va bien, me veréis en Octubre en Teatro Musical en Madrid, y tengo ganas de seguir con texto, ha sido una experiencia muy chula. También escribí hace poco mi primer largometraje, y estoy intentando moverme, con toda la dificultad que conlleva, pero por suerte no sale caro, si puedo hacerlo consideraré a Javier Godino si no me cobra mucho (ríe). Es lo que pasa tener compañeros a los que admiras, es maravilloso, alomejor ves de esa persona lo que te encanta, y él alomejor ve algo en tí, y con los compañeros de Stuart me pasa, al ver a Carlos por ejemplo, compartimos el personaje de Alfredo y veo que es maravilloso, o a Samu y a Manu, que son estupendos, cada uno tiene su cosa particular y hay que saber mirar más allá y que tiene de bueno cada persona, lo malo no me interesa. Me interesa robar lo bueno que tiene cada uno, un ladrón absoluto, ellos lo tendrán innato porque es suyo pero yo quiero robárselo, tienen cosas que me gustan y otras que admiro, voy escogiendo, y de alguna manera te lo pones como reto, el dominar lo que ellos dominan, aunque siempre imprimas tu personalidad y nunca puedes ser como ellos por suerte para tí y para ellos.

-Y hablando de música, ¿Cómo es haber grabado tres discos?

Naím: Es una responsabilidad, o una irresponsabilidad, depende como se mire. Yo creo que es una responsabilidad y el hecho de mostrarte, aunque yo no me he mostrado tal y como me hubiera gustado musicalmente, y la música ha evolucionado bestialmente por suerte, pero yo hace doce o trece años ya estaba ahí, con esto de ahora y no aquello de entonces, lo de ahora no me sorprende en absoluto.

Cuando yo cantaba en inglés, me miraban como si fuese un extraño, y yo intentándolo, y ahora… Pero bien, es otra industria, te digo que grabar un disco es maravilloso pero no me gusta el negocio, me gusta del teatro y del cine que son empresas, dónde hay un jefe y tú haces lo que te pagan por hacer, allí hay una serie de intermediarios que se tocan las bolas, aunque ahora no pueden coger mucho dinero y la gallina de los huevos de oro se les ha ido un poco a freír espárragos, pero lo que intentaban era arramplar con todo, y no es cuestión de eso, gran parte de sus ruinas y problemas ha sido por cargar todo a la tarjeta de la discográfica, y no precisamente a la suya.

También hay maravillosos ejecutivos, la mejor carrera que se ha hecho es la de Alejandro Sanz, de las que he visto como se hacían antes y por suerte ahora hay otro ejemplo de tipo de carrera, Pablo Alborán, y me merece todos los respetos del mundo. Esa es la idea, coges a alguien y le das una continuidad, no es un churro es una persona y tarda más o menos, al igual que los futbolistas, pero una discográfica apuesta, pero a largo plazo, no es una fábrica de churros.

Pero ellos buscaban el toma el dinero y corre, y no estoy de acuerdo. En absoluto, no se puede pedir a una persona de veinte años que sea tremendamente maduro en su carrera, maduro eres a los 45 o en el caso de Alejandro que logró el éxito con un disco muy bueno pero ha ido teniendo temas posteriormente geniales y más maduros, quizás le faltaba la frescura pero tiene la maestría del tiempo.

En el mundo de la música cuenta mucho el factor suerte, de en manos de quién caes… que no es toda su responsabilidad, pero si eres el dueño de una cuestión, si te funciona algo es tu mérito pero si te va mal no puedes culpar a los demás si te la pegas. Porque tú eres el dueño del cortijo, son etapas que han pasado, no descarto hacer más cosas.

Siempre he sido partidario de que el cantante que encuentra la canción de verdad… pero no es fácil. Para mí el sesenta o setenta por ciento de canciones que escucho en la radio no me dicen nada. Es que tengan algo… Hay fenómenos que revitalizan la industria, pero no nos basemos solamente en eso, en la canción del verano o del año… Se puede comer McDonalds pero no todos los días, y siendo consciente de que he formado parte de ello, pero siendo consciente de que no era todo lo que quería hacer.

-Entonces, Operación Triunfo queda como algo positivo o negativo.

Naím: Siempre, cualquier cosa que te pasa en la vida o te afecta, tanto bueno como malo,… Con lo que no estoy de acuerdo es con ciertos funcionamientos, ya no del concurso en sí, tampoco, si no con el después, ganó quién tenía que ganar y quedó segundo y tercero quién debía y las cosas quedaron como quedaron, que bien podría ponerme a explicar detalles, y que hay cosas que no me gustaron y que al 99,9 % de la gente si lo hubiera vivido en sus carnes tampoco le habría gustado seguro, pero al final del partido se acaba y se acaba, no me pinches en el vestuario con un tenedor porque me acuerdo de todos tus muertos…

Cuando acabe déjame en paz o vamos a otro lado y hacemos las cosas bien, pero bueno…


-¿Y tus influencias musicales cuáles son?

Naím: Soy en el sentido más amplio de la palabra ecléctico, desde Frank Sinatra pasando por Josh Benson, por Aran Kachatulian, Chaikowsky, hasta Calvin Harris, Usher... Escucho todo, lo que está bien está bien sea del género que sea, hay música buena o mala. No me gusta Beyoncé, que no es que lo haga mal porque lo hace súper bien pero es una cantante fría, soy mucho más de Whitney Houston, pero que me parezca fría no significa que no sea y reconozca que es maravillosa, al igual que me pasa con Bárbara Streisand o Paloma San Basilio.

Aunque me parezca fría, objetivamente es maravillosa, pero es una cuestión personal. Pero no dejo de reconocer el buen trabajo y la trayectoria, pero mi opinión… cada uno tiene la suya.

-Dejando el mundo artístico, ¿Qué aficiones tienes?

Naím: Son bastante normales, jugar al fútbol con mis amigos, leer, ver mucho cine, jugar a la videoconsola, voy al gimnasio todas las tardes, también me gusta mi trabajo y me lo tomo como un hobbie, estoy haciendo un training por las mañanas con José Carlos Plaza, para ver su manera de trabajo, que es uno de los mejores directores de escena españoles y tendré mucho que aprender. Es moverte, espabilarte, estar vivo…

-Y para finalizar, ¿Futuros proyectos?

Naím: Seguramente un musical, tengo que componer la música para otro que se presentará con suerte en el Festival de Teatro de Almagro, a priori si va bien a finales de año o a principios del que viene empezaré a hacer mi largo y tengo otra película en el aire. Siempre hay que innovar, y odio la zona de confort.

Esther Esteban, Madrid

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s